El 4 de mayo de este año, la UDI hizo llegar una minuta al entonces ministro de Hacienda, Alberto Arenas. Las quejas sobre el proceso en contra de Jovino Novoa pesaban en el gremialismo y el texto dejaba en claro la importancia que tiene para el partido salvar a la figura más importante de la tienda.
EL MOSTRADOR
El documento hacía una exposición de las diligencias efectuadas por el departamento de delitos tributarios del SII y terminaba en una serie de apreciaciones respecto a la falta de razones que fundamenten una opinión negativa sobre la sociedad Inversiones y Mandatos SA, de Novoa, y menos una acción penal en contra de esta empresa. El texto también señalaba que no es razonable, para ese partido, que la esposa del líder del gremialismo estuviera siendo investigada. “Se está frente a una investigación discriminatoria en perjuicio de Novoa”, señalaba el texto que no se quedó en Hacienda; sino que llegó a las manos del entonces director del SII, Michel Jorrat. Muchos al interior del Servicio de Impuestos Internos sintieron que era una presión directa para dilatar o entorpecer acciones penales en contra de Novoa, que según fuentes del Ministerio Público es, después de Claudio Eguiluz -ex vicepresidente de RN y actual Core por la Región de Biobío- el político más complicado desde que estalló el escándalo de financiamiento irregular de la política.

A pesar de la minuta de la UDI, los cargos que pesan sobre el “coronel” eran insoslayables para el servicio, que en la querella que dio pie a la formalización que Novoa enfrenta hoy, le imputó la facilitación dolosa de 6 facturas exentas de IVA y 3 boletas de honorarios ideológicamente falsas a distintas empresas del Grupo Penta, y la evasión del impuesto a las donaciones asociado a estas operaciones que suman más de $36 millones.

“El perjuicio fiscal en este caso está dado por el registro y declaración por parte de Empresas Penta S.A., Inversiones Banpenta II Limitada e Inversiones Penta III del gasto indebido en virtud de las facturas exentas o no afectas falsas emitidas por Inversiones y Mandatos S.A”, señala un informe que envió el 12 de mayo el SII a la Fiscalía Nacional y que se centra en las operaciones de Novoa.

También, en su calidad de representante legal de la empresa Inversiones y Mandatos S.A., se le acusó por la presentación de 6 declaraciones de impuestos maliciosamente falsas, en el lapso comprendido entre los años tributarios 2009 a 2014, al haber incorporado 11 boletas de honorarios falsas, emitidas por terceros, por un monto total de $30.855.854.

Las no declaraciones

A pesar de las imputaciones, Novoa ha guardado riguroso silencio. Su estrategia ha sido desde el comienzo dejar que el caso pase por su lado esperando a que el Ministerio Público le pruebe los delitos. No sólo él. La esposa de Novoa, María Angélica Mackenna, emitió boletas por $ 358 millones y fue citada al SII, pero no compareció.

El 13 de enero de este año Novoa se presentó ante el fiscal Carlos Gajardo, pero no dijo ninguna palabra. “He venido hoy día a la Fiscalía para manifestarle al fiscal mi total disposición a colaborar en esta investigación. Voy a prestar declaración ante el fiscal una vez que tenga conocimiento completo del expediente”, dijo después de pasar 50 minutos reunido con Gajardo. Sin embargo, abordó un Audi en compañía de sus abogados Miguel Schweitzer, Francisco Cox y Matías Balmaceda, enfiló por calle Los Militares y jamás abrió la boca.

A pesar de las imputaciones, Novoa ha guardado riguroso silencio. Su estrategia ha sido desde el comienzo dejar que el caso pase por su lado esperando a que el Ministerio Público le pruebe los delitos. No sólo él. La esposa de Novoa, María Angélica Mackenna, emitió boletas por $ 358 millones y fue citada al SII, pero no compareció.

Novoa ha estado siempre en la cúpula del poder, intocable. Fue editor de servicios informativos de El Mercurio entre 1982 y 1985; un período muy conflictivo para el país debido a los estragos de la dictadura de Pinochet. También fue miembro del consejo editorial de La Tercera.

Por su vínculo con el mundo empresarial juega un rol decisivo. En Chile el cruce entre el mundo de los negocios y la política se da en todos los negocios pero en la UDI es parte de ADN. “El núcleo duro del empresariado está en la UDI por la defensa del modelo que instauró el gobierno militar y porque algunos hicieron fortunas en aquella época. Jovino defiende la doctrina y eso es apreciado en el mundo de los negocios”, afirmaba un abogado cercano al partido en una nota que publicó El Mostrador. Para un miembro de la Alianza “Longueira les da tiritones a los empresarios y les ha dado duro. Él representa a la UDI popular. Jovino, a la UDI empresarial”.

Para algunos, de ese blindaje proviene su desparpajo. Sin hablar ante la Justicia, siguió disparando. Su defensa pidió cambiar el tribunal que ve la causa y en marzo de este año apuntó a la indagatoria: “Es ideológicamente falsa porque ha vulnerado el espíritu de la ley con un aparente ánimo justiciero. El show mediático no ha respetado la presunción de inocencia y ha pasado por encima de la dignidad de las personas”, dijo.

En una de las últimas jugadas, la defensa de Novoa apostó a intentar dejar claro que lo que se le imputa como delito es solo una falta. A comienzos de este mes depositó $ 15 millones vía Octavo Juzgado de Garantía por presunto perjuicio fiscal; una estrategia para acreditar durante la formalización de hoy que existe una intención de reparación del mal causado.

Sin embargo, con todo, Novoa sigue siendo uno de los políticos más complicados desde que estalló el caso. Fuentes de la Fiscalía señalan que los delitos de Jovino Novoa son demostrables: tanto los que eventualmente cometió como persona natural facilitando boletas, como aquellos cometidos a través de una sociedad. Todos reiterados. De hecho hasta este fin de semana, la apuesta más probable es que este lunes el Ministerio Público pida arresto domiciliario para el poderoso coronel de la UDI.

Fuente El Mostrador