Estudios realizados en diversos países han revelado que el mejor remedio contra el resfriado es tener relaciones sexuales.

Una experiencia sexual por las mañanas mejora las vías respiratorias y esto es más eficientes que la aspirina.

Los sexólogos aseguran que tener sexo fortalece el sistema inmunológico, además de mejorar la elasticidad de la piel, el pelo se vuelve más sanas, las uñas llegan a ser más brillantes y hasta se pueden quemar más de 200 calorías.

Debbie Herbenick, una investigadora británica, hizo una amplia recomendación de tener dosis diarias de sexo para mejorar las enfermedades de invierno.

“Recomiendo empezar el día teniendo sexo, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y a prevenir las infecciones respiratorias” mencionó la doctora.

La ventaja de usar el sexo como antigripal es muy grande, ya que es un método fácil, placentero y gratis.

La terapia del sexo por las mañanas se le ha llamado inmunosexo, el cual será utilizada con objetivos físicos pero a su vez con objetivos médicos.
Fuente Internet