Algunas mujeres se autocalifican como liberales y sin tabúes. Sin embargo, pueda que de manera inconsciente tengan fantasías sexuales que ellas no son capaces de reconocer por sí mismas.

El médico psiquiatra y psicoanalista Pedro Morales Paiva explicó que las fantasías sexuales son muy naturales, debido a la composición fisiológica y hormonal de los seres humanos.

En el caso de la mujer las fantasías están más puestas en su propio cuerpo y de forma inconsciente, algunas buscan ser motivo de deseo en el hombre, precisó.

“Las mujeres se esmeran mucho más en representar un motivo para fantasear, en el sentido de que se arreglan, se perfuman y tratan de movilizar más el deseo en el hombre. Eso traduce su propia fantasía, aunque no siempre es de forma consciente”, manifestó el profesional.

Afirmó que en algunos casos al arreglarse no solo están buscando verse bien, sino que de forma inconsciente “es una suerte de invitación a ser observada”.

“La fantasía sexual no es solamente algo que uno piense o imagine en su mente, sino que puede estar a nivel inconsciente porque quizá tenga algún motivo para reprimirla, y no se percata de lo que está transmitiendo”, manifestó.

El psiquiatra Pedro Morales Paiva aclaró, no obstante, que la sexualidad está de la mano con el temperamento, y es por eso que algunos tienen una naturaleza más erótica que otros.

Precisó que las féminas pueden aprender sobre erotismo de sus propias madres, pero también se da el caso de que sufran alguna represión por parte de ellas, y es allí donde se generan los motivos para las fantasías sexuales inconscientes.

En otro momento, el especialista resaltó que las fantasías sexuales sí pueden compartirse con la pareja, pero siempre con cuidado.

“Lo ideal es que las personas compartan sus fantasías para que sean compinches, pero si la pareja es sensible no se le puede contar si a veces estando con ella se acuerda de otra. El tema es que puede acordarse de otra, pero con quien vive su sexualidad es con ella”, precisó.

Fuente Informe 21