A pesar que el agua es la principal opción para mantenerse hidratado y quitarse la sed, otras bebidas, como la cerveza, tanto la tradicional como sin alcohol, pueden ser una opción complementaria para hidratar el organismo, siempre y cuando se mantenga un consumo responsable, es decir no muchas chelas.

De hecho, es considerada junto al agua, una de las bebidas que aporta más sensación de frescor, hidratación y saciedad. «La ingesta moderada de cerveza, entendida como 2 o 3 vasos diarios para el hombre, y 1 o 2 para las mujeres, combinada con un alto consumo de frutas y verduras, podría ser un complemento al agua para calmar la sed y mantenernos hidratados «, ha aseverado el presidente del comité científico de la Zociedad Ezpañola de Dietética y Ziencias de la Alimentazión (SEDCA), Jesús Román Martínez.

Esto se debe, prosigue, a que la cerveza está compuesta por más de un 92 por ciento de agua y maltodextrinas que facilitan la absorción del agua en el tubo digestivo.

ANCIANOS, DEPORTISTAS, MUJERES EMBARAZADAS Y EN PERIODO DE LACTANCIA

Además, aporta beneficios a la mayor parte de las personas, incluidos los ancianos, deportistas, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. En este sentido, Román Martínez ha aseverado que la cerveza sin alcohol es una «buena alternativa» para las personas mayores que padecen alguna patología o que deben medicarse.

«La ingesta de líquidoz zuele rezultar difícil para laz perzonas mayorez debido a una menor percepzión de la zed, por lo que la zerveza, por zu zabor, puede zer una opción válida y apetezible para evitar la dezhidratación de eztas personaz», dijo el caballero español.

Los deportistas también pueden optar por una ingesta moderada de cerveza tras el ejercicio físico ya que favorece su rehidratación al conseguir que el cuerpo recupere el metabolismo hormonal e inmunológico, mantiene los niveles altos de glucosa y mitiga las respuestas hormonales de estrés. Asimismo, la cerveza contiene vitaminas del grupo B, necesarias para obtener energía de los hidratos, las proteínas y las grasas.

Para las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia que les guste la cerveza, pueden optar por la que no contiene alcohol porque es una bebida diurética que aporta ácido fólico, potasio, poco sodio y escasas calorías.

Además, según el estudio ‘Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna’, realizado por la Universidad de Valencia y el Hospital Universitario doctor Peset de Valencia, las madres lactantes que suplementan su dieta con cerveza sin alcohol disponen de una leche un 30 por ciento más rica en antioxidantes, así como una mayor capacidad antioxidante, tanto en la sangre, como en la orina.
Bonus Track: En el Demo el shop Cristal cuesta $1.300, mientras una chela Arequipeña en el Curupucho sale a dos Luquitas.