Desde la Tierra de campeones siempre nos quejamos del centralismo, pero la historia nos condena con políticos del centro del país que llegaron a buscar su cupo en el Congreso a Tarapacá.
En nuestra región tenemos tres ejemplos claritos que solo han venido a buscar el voto y cuando ocupan el sillón en el Parlamento de Pancho Gancho, solo obedecen órdenes de partido o simplemente se olvidan de nuestra región. Vamos por partes.

BITAR

bitar
Sergio Bitar, senador por Tarapacá entre 1994 y el 2002, bajo la bandera del PPD. Cuando apareció por acá, con ganas de ser nuestro representantes en la Cámara Alta, pidió el apoyo del alcalde Choche Soria, pero al cabo de unos años se distanciaron.
Bitar, si bien mantiene vínculos con algunas instituciones de la región, durante su periodo en parlamento, aparecía por acá solo uno o lo más dos días del mes de su semana parlamentaria, más otro día en Arica. Pasó, casi sin pena ni gloria.

ME TINCA

fernando-flores

Fernando Flores, senador por Tarapacá desde el 2002 al 2009. Con su eslogan “Me tinca Flores”, vendió la pomada en Arica e Iquique, dijo que si ganaba vendrían sus amigos empresarios a invertir en la región. El tipo, llegaba con un currículo de este porte: haber sido ministro del presidente Allende, luego capo en tecnologías computacionales y multimillonario.
Ganó y ocupó el sillón en el Congreso representando a Tarapacá por el PPD. Nunca más apareció por acá y cuando le preguntaron por su alejamiento de la región, dijo que era senador de la Republica. Un tipo poco simpático y desagradable, decían en esos años sus enemigos y hatsa ahora no nhan cambiado de opinión.

 

 

ORPIS

Jaime Orpis, senador desde el 2002 al 2017 por la UDI. Si bien el tipo es un caballero muy educado, su relación el caso Corpesca lo dejó en el suelo. Orpis, sin el afán de defenderlo, no quería seguir como senador y lo hizo patente hace unos años. Hoy de Orpis metido hasta la tusa en el caso Corpesca, desaforado y, al parecer, no se acuerda de la región.