Siete meses y ocho días duró Mauricio Soria como entrenador de la selección boliviana, el cochabambino presentó  su renuncia como seleccionador de la Verde y ahora la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) se encuentra en un lío porque se le aproxima dos partidos amistosos en septiembre, frente a Argentina y República Dominicana, además de las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Las condiciones de trabajo que puso la FBF fueron el detonante para que Soria dé un paso al costado, no quiso entrar en el juego del «director técnico titular o interino» y prefirió dar un paso al costado ante tanto manoseo.

«En este momento en la Federación Boliviana de Fútbol no hay condiciones de trabajar, no hay condiciones para entrenar, para poder realizar lo que el cuerpo técnico estaba encaminando. La FBF hace más de un mes anunció que no vamos más. Nosotros no vamos a cobrar la indemnización, lo que buscamos es que nos paguen todo lo que nos deben y que lo ganamos trabajando», dijo el entrenador cochabambino en conferencia de prensa la mañana de este viernes en Santa Cruz.

Internet