AV
¿Otro mal paso del Gobierno? ¿Un llamado al orden? ¿Temor que un intendente haya colocado el dedo en la llaga por el conflicto con la nación Mapuche? Son tres interrogantes que pueden surgir con la destitución de la intendencia de la Araucanía del ex parlamentario de la Democracia Cristiana, Francisco Huenchumilla.
“Se le pidió la renuncia” es un eufemismo, Huenchumilla fue destituido de su cargo en las primeras horas de la mañana de hoy.
El, ahora, ex intendente no se fue tranquilo, no se quedó esperando que le ofrecieran otro cargo en el Gobierno, golpeó la mesa y cuestionó su salida con un dardo directo al ministro del Interior, Jorge Burgos.
Huenchumilla preparaba una serie de propuestas para terminar con el estado que se vive en la región de la Araucanía.
«Las propuestas van encaminadas al fondo del problema respecto de la violencia política, respecto de los problemas políticas, respecto de la pobreza, respecto de lo que yo espero en los próximos dos años que el gobierno haga desde el punto de vista político. Tengo la impresión, yo deduzco, que probablemente el gobierno no quiso verse enfrentado a un escenario de interpelación por parte de un intendente, que en el fondo es un subordinado, y que le diga desde Temuco que lo que tiene que hacer es esto», dijo Francisco Huenchumilla a radio Bío Bío.
Y remata con sus críticas al ministro Burgos: «Probablemente, eso al gobierno no le gustó. Mejor dicho, a Burgos y compañía no le gustó que yo le dijera unas cuantas verdades. No quiere dialogar con los mapuches, no quiere dialogar con camioneros, no quiere dialogar con nadie», agregó.

 
QUE DIJO EL OTRO
El ministro Burgos, de mechas cortas, respondió a Huenchumilla “Así no funciona la República”, y argumentó que el cargo de Intendente es de confianza de la Presidenta.
Ahora, el juicio a la salida de Huenchumilla se vive en las redes sociales, donde gana el apoyo al ex intendente.