Una relación de amistad basada en el sexo y que no acabe en enamoramiento es muy riesgosa, porque es difícil que no se involucren las emociones.

¿Pueden funcionar los “amigos con ventajas”? “Esa línea es muy difícil de mantener y es un riesgo. Si es que uno lo puede hacer con libertad y conocimiento siendo un adulto que decide por su vida, bien, pero tomando en cuenta que siempre hay un riesgo de involucramiento afectivo, eso puede hacer daño”, señaló el psicólogo y psicoanalista peruano Leopoldo Caravedo.

Aclaró que es diferente una relación que busca sexo fortuito u ocasional de una sin compromisos, porque esta última supone una continuidad en el vínculo y en las relaciones sexuales.

Por su parte, Freddy Vásquez, médico psiquiatra de la Universidad Cayetano Heredia, señaló que la decisión de ser “amigos con derecho a roce” también está asociada a la inmadurez y a una “eterna adolescencia”, pues no se quiere asumir ningún tipo de compromiso.

Explicó que si bien el enamoramiento, pololeo y matrimonio puede considerarse lo estándar en una relación de pareja, en el caso de los “amigos con derechos” todo se puede arruinar si surge el amor.

“Algunas mujeres son más proclives a sufrir incluso en este tipo de relación, pues aunque solo implicaba sexo, no se puede desligar sexo y afecto en nuestro cerebro”, sostuvo el profesional.

 

Fuente: Informe 21