El alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, a través de una declaración pública, lamentó la detención de dirigentes sociales y califico como impresentable que el municipio deba pagar 60 millones mensuales a Iquique por el uso del vertedero ubicado en su comuna:
Declaración pública de la Municipalidad de Alto Hospicio frente a conflictos generados por vertedero de El Boro

En relación a la situación del vertedero de El Boro, administrado por la Municipalidad de Iquique, esta casa consistorial informa lo siguiente:

– Que pasadas las 22.00 horas del domingo, un grupo de pobladores de El Boro bloquearon los accesos al vertedero, protestando legítimamente – pues llevan años padeciendo los olores y plagas de ratas, moscas y zancudos que ningún chileno merece aguantar – por el mal manejo del recinto.

– El vertedero de El Boro y que es operado por la Municipalidad de Iquique, enfrenta múltiples deficiencias de administración, lo que impacta negativamente a los 25 mil pobladores que residen en el sector. Es absolutamente falso – tal como afirma la casa consistorial iquiqueña en una información de prensa – que estén impulsando solos la iniciativa de vertedero mancomunado, la que se encuentra estancada desde hace más de 4 años por el desinterés y la desidia de la autoridad de ese municipio, a la cual lisa y llanamente no le importan los problemas de los residentes de las poblaciones aledañas al lugar.

– En abril del 2011, las casas consistoriales de Iquique y Alto Hospicio asociadas para tal fin y, por requerimiento de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, se ganaron el financiamiento del proyecto “Estudio de Mínimo Costo y Localización del Sitio de Relleno Sanitario Mancomunado”, por un monto de $100 millones. Este fue proyecto fue licitado por la Municipalidad de Iquique y encargado a la empresa KDM, quienes evacuaron dos informes, el primero con estudios previos.

– Con fecha 16 de noviembre del 2012, la empresa KDM entregó el resultado del segundo informe y que determinó como lugar para instalación del nuevo relleno sanitario el de Pampa Perdiz, por lo cual iniciarían los estudios correspondientes a la ingeniería de diseño para su construcción final. Sin embargo, LA MUNICIPALIDAD DE IQUIQUE NUNCA PAGO ESTE SEGUNDO INFORME NI TAMPOCO SIGUIO ADELANTE CON EL ESTUDIO EN CUESTION.

– Frente a tan nefasto panorama y pensando en el bienestar de los residentes de El Boro, durante el 2014 la Municipalidad de Alto Hospicio fue la que tomó contacto con la Subsecretaría de Desarrollo Regional para terminar y avanzar en el proyecto de relleno sanitario, siendo apoyados por ese organismo de gobierno. Todo las gestiones, se tradujeron en la contratación de un profesional – vía licitación pública- , para actualizar la nueva propuesta, impulsando así la Municipalidad de Alto Hospicio, la implementación de un relleno sanitario propio.

– Hay que dejar en claro, además que desde el 2012, es la Municipalidad de Alto Hospicio, la que se ha hecho cargo de pagar las patentes mineras correspondientes a los sitios Viviana Uno y Tres en el sector de Pampa Perdiz, para resguardar los terrenos para la construcción del relleno sanitario, a pesar de que dicha labor debió ser desarrollada por el municipio iquiqueño.

– No es efectivo lo afirmado por el municipio de Iquique, cuando se señala que es responsabilidad de esta casa consistorial hacerse cargo del drama humano de las familias que residen al interior del vertedero (dedicadas a la recolección de chatarras y otros desechos), pues ellos como administradores del recinto, han amparado la permanencia de los grupos en dicho lugar, debido a la falta de medidas de control y la nula proactividad para obtener el concurso real y efectivo, de las autoridades medioambientales y de la gobernación provincial, a fin de desalojar definitivamente el vertedero. Botón de muestra, lo constituyen los 6 sumarios que enfrenta el vertedero, 4 de los cuales sustancia la Superintendencia de Medioambiente y 2 la autoridad de salud. En los cuatro primeros, suma una sanción superior a las 1200 UTM.

– Resulta impresentable que la Municipalidad de Iquique pretenda sostener que debemos pagar a nombre de Alto Hospicio $60 millones mensuales por la basura ingresada, en circunstancias, que durante años como comuna, especialmente, los residentes de El Boro, han debido soportar la contaminación y el menoscabo de su dignidad y salud por el impacto del vertedero que recibe el acopio mayoritario de los desechos de Iquique.

– Como municipalidad lamentamos la detención de tres dirigentes vecinales de nuestra comuna, quienes legítimamente movilizados – en una cruzada que compartimos íntegramente – sólo han pretendido recordar a las autoridades del municipio de Iquique los compromisos asumidos para asegurar a sus familias un ambiente libre de contaminación, tal como se los consagra nuestra carta fundamental.

– Conforme a lo expuesto, entendemos que son las autoridades de gobierno regional, encabezadas – principalmente- , por la intendenta Claudia Rojas, quienes deben asumir un rol más protagónico en pos de dar una pronta solución al drama de muchísimas familias hospicianas y al conflicto, que la erradicación del vertedero de El Boro ha generado.

– En este sentido, la Municipalidad de Alto Hospicio ha dado pasos firmes y seguros, desarrollando su propio proyecto de vertedero, sin perjuicio de mantener la voluntad de alcanzar acuerdos con la casa consistorial iquiqueña.

– Finalmente, fortaleciendo el compromiso de nuestros dirigentes por erradicar el vertedero de El Boro, reafirmamos nuestro rechazo al burdo endoso que de la problemática en cuestión ha pretendido realizar el administrador del desastre, que no es otro, que el municipio Iquique.

Ramón Galleguillos Castillo
Alcalde