ROSA LA RUMOROSA
¿Cómo está mi querido y fiel lector? ¿Quedó con el pupo afuera de tanto zampar este 18? Uff yo también, toy cachando que tendré que ponerle más color al pasar el chancho pa’ bajar la mansa guatita que me dejaron las fiestas patrias y poder en verano deslizarme en la arena a tomar el sol y no vararme como los cachalotes, pero weno… tuvo wena la cosa, harto asao, harto terremoto (del que se toma y del otro también) pero weno…definitivamente la Presi las ha pasao toas, mire usted tanto coscacho que le ha dado la mami tierra oiga…y ma’ encima lidiar la pobre con su cabro chico, el adoptao y la mangana de políticos que han pillao metiendo las manos, partiendo por nuestros honorables: Jaime “Fantasma” Orpis y el regalón de la casa Ojito e’ Piscina, mi Fulvi.

 
Ya pero de ellos ya hemos hablado mucho, se han mandado muchas y ya todos sabemos que valen callampa y no hay na’ que hacer, o renuncian o sus colegas, tan pasteles como ellos, los castigan con esa comisión de ética que seguro no sirve pa’ na’ y no les saldrá ni por curaos, peeeero en fin. Hoy mi querido y fiel seguidor el tema que le traigo es otro: Soy yo.

 
Resulta, que tengo unos fans que andan preguntando quien, y si! Adivinó son los mismos que trabajan con la pollito pelo lais, pero he decidido facilitarles la pega y contarles de frentón quien soy yo (y aquí tiene que imaginarse la lluvia de Chanes).

 
Yo no soy esa que tú te imaginas una señorita tranquila y sencilla que un día abandonas y siempre perdona esa niña si…no… esa no soy yo. Es wena esa canción ah y ta’ re wena la comedia, le apuesto a que la leyó cantando. Ya no, hablando en serio (siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii oh) la cosa es que le diré quién soy…o no, más mejor le diré lo quien NO SOY:
-No me escondo atrás de las faldas del ojito e’ piscina.
-No me dan pega de una si pierdo la que tengo (como Jarita).
-No le beso el culo a nadie por un trabajo (como ustedes que averiguan quien soy).
-No me paso por ninguna parte a Allende o a ningún otro pidiendo plata pa’ mantener el poder, que no tengo, pero si quiero plata me encalillo como todos los mortales (ya sabemos quién es).
-no tengo apellido pomposo, ni cuna de oro, ni apellido, ni papá con cargo. (Son tantos)
-Me he ganado limpiamente cada uno de los pesos que tengo, y pa’ eso no me tenido que cagar a nadie, ni andar planeando ni una payasa’ (el oscurito).

 
Weno, en resumen soy uno/a más de los indignados, de esos mismos que trataron de aweonaos, soy una persona cansada de ver sus arreglines, una/o más de los que se cansó de ver como el ojito e’ piscina y sus secuaces se pasan por donde no les da el sol a la gente, soy uno/a más de los que se sacan la conchaelalora pa pagar calillas que toma porque es la única manera de vivir dignamente. Soy una/o más de esos que prefiere decirles tonteras bajo un pseudónimo porque le da susto que aparezcan mis datos publicados en el feibuk del Senador, igual que ustedes pue’ cuando le dan datos a los que llaman “sus” periodistas pa’ cagarse a la gente.

 
Pero en fin, esa soy yo po, y tampoco me llamo Rosa, mi nombre es (y no estiraré la pata acá como en la comedia) Rosa María, la wena.

 
PD: en la anterior columna se me quedó un dato ajuera… antes de nombrar a la Pollito Pelo Lays, el pulento Aleuy se reunió 3 veces con la niña Hip, pero con esas ironías que tiene la vida, la Casa Abierta le cerró la puerta a la Intendencia… ¡TAN TAN!