“Pedófilos”, “sucios” y citas bíblicas es lo más suave que le ha dicho el pastor Javier Soto al vocero del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez.

 

Pero tanto va el cántaro al agua que el Movilh decidió querellarse en contra del fanático pastor, sin embargo el Tribunal de Garantía, sin escuchar y ver la pruebas de la denuncia, determinó sobreseer el caso. Así de simple.
A través de un comunicado el Movilh lamentó la decisión del juez Ponciano Sallés “sólo escuchó una declaración de Soto, donde este negó todo acoso contra Jiménez y argumentó que sólo se había manifestado pacíficamente contra el dirigente porque impulsaba las leyes de unión civil y la ley antidiscriminatoria. A la par, el juez impidió que Silva mostrara los videos en los que Soto se veía justamente acosando y agrediendo a Jiménez, ni tampoco permitió escuchar la versión de testigos”.
El Movilh anunció que seguirá otras instancias judiciales para seguir con el caso y llevar nuevamente a tribunales al pasto Soto.