Esa energía que se genera en el cuerpo al tener sexo puede ser el motor que genere personas más creativas, más despiertas a la vida y con una mayor capacidad amorosa, asegura el terapeuta Guillermo Ferrara.

Basado en las ciencias de Oriente como el tantra, zen shiatsu, yoga, masaje holístico, danzas ancestrales y medicina oriental ayurvédica y china, el investigador de culturas ancestrales propone un sistema que denominó sexo alquímico.

La primera tarea, dice, es conectar con el placer. Para ello, la gran llave, asegura, es el uso de técnicas respiratorias que modifican el estado energético y mental.

«A través de un cambio en la respiración se puede hacer un cambio en la mente y como consecuencia dominar el cuerpo», explica.

A la respiración se suman técnicas de meditación y masaje para conectar con el placer y rituales sexuales basados en el conocimiento de las zonas erógenas.

La energía sexual es el mejor combustible para el cuerpo, plantea el maestro de tantra yoga, por ello propone utilizarlo como acicate para alcanzar las metas personales.

«El primer beneficio es que el fósforo de la energía del cuerpo continúa encendido y al unirse con otro fósforo encendido, ese fuego interno trae entusiasmo, creatividad, una visión amplia y despierta de la vida y una mayor capacidad amorosa, un mejor sentido del humor», asegura.

El sexo también es una forma de conectarnos con la espiritualidad, asegura.

En su libro «Adán y Eva. Sexo alquímico», Ferrara describe de forma práctica ejercicios y técnicas de meditación, rituales sexuales basados en el conocimiento de las zonas erógenas y posturas sexuales de poder y placer.

«Si no sería como decirle a alguien que en el océano hay muchos peces, pero no darle la caña de pescar. En el colegio nos han negado conocimiento muy valioso que yo he ido aprendiendo a lo largo de 22 años y ahora comparto», señala.

En busca de energía
Guillermo Ferrara describe en su libro algunos ejercicios para adentrarse en el mundo del sexo alquímico.

Supera complejos y tabúes sexuales.
Haz una lista de lo que te incomoda de tí mismo, desde zonas del cuerpo hasta algún trauma.
Haz una lista de lo que te acompleja de los demás, por ejemplo que te miren directo a los ojos.
Enlista los síntomas de autoprotección excesiva o rechazo que no demuestran apertura y decide si quieres conservarlos.
Mata la idea de que el cuerpo desnudo es impúdico.
Duerme desnuda.
Realice desnudo actividades cotidianas en casa

Eleva la energía sexual
Permanecer desnudos, desconectar los teléfonos y colocar velas, música sensual y cojines cómodos. Mantener las posturas siempre con comodidad y placer
Usa el masaje para conectar con el placer.
Usa aceite de lavanda, sándalo, almizcle o maderas de Oriente.
Se realiza sobre una alfombra con una toalla encima, no en la cama.
Usa música.
Toma conciencia de que en las manos tienes poder.

Conoce los puntos de placer
Los labios: son la llave que enciende el motor del sexo.
El cuello: es un terreno que hay que besar, chupar, lamer y morder para generar excitación intensa.
Los muslos: explóralos con los dedos o la boca.

Fuente Informe 21