Tras una larga campaña en la que se vieron involucradas diversas juntas de vecinos, la comunidad y hasta los propios funcionarios municipales, se completó la recolección de ayuda para los damnificados del terremoto y tsunami ocurrido en Coquimbo hace cerca de un mes.

 
Finalmente, se consiguió recolectar más de 30 toneladas de diversos productos, entre los que destacan, alimentos no perecibles, ropa de cama, zapatos, botas de agua y ropa en general, entre otros. “Estamos muy contentos por todo lo que logramos recolectar. Fue un trabajo mancomunado con los dirigentes vecinales, en el que ellos resultaron claves al focalizarse en sus sectores con la recolección de ayuda”, expuso Camila Arce, directora de Dideco.

 
Si bien el municipio dispuso de distintos puntos de acopio en la ciudad, situándose en lugares de gran afluencia de público, el trabajo desarrollado por los dirigentes fue determinante, dado que efectuaron pequeñas campañas en sus poblaciones para luego entregar los aportes al municipio. “Hoy podemos decir que una vez más Alto Hospicio ha cumplido. Sabemos que han ocurrido demasiadas catástrofes en el país estos últimos meses y en cada una de ellas, Alto Hospicio ha estado presente”, manifestó Arce.

 
Es así como ya con la carga instalada en el camión, el propio alcalde Ramón Galleguillos, junto a dirigentes vecinales y funcionarios municipales emprendieron rumbo a Coquimbo para entregar la colaboración a las personas que hoy más lo necesiten.
En ese sentido, la máxima autoridad comunal destacó el respaldo de la comunidad. “Sabemos que muchos aun no se reponen de su propia afectación producto de los terremotos registrados en la región en abril del 2014, pero a pesar de ello han demostrado que son solidarios y han respaldado cada una de las campañas que hemos ejecutado durante estos meses frente a los desastres naturales que han azotado a distintas zonas del país”, señaló.