EL MARTILLO

Se está echando de menos el Iquique tranquilo y de buenas personas, en el presente esta ciudad está perfilándose para ser un verdadero Far-West, ya es habitual los asaltos con armas de fuego, balaceras, persecuciones de autos, violentos asesinatos, etc. etc. y esta la sensación que la autoridad no hace nada.

Iquique glorioso es aún una pequeña ciudad, su geografía la hace súper segura, solo tiene dos salidas, pero al parecer las policías estarían muy complejizadas con cumplir los controles debido que la ley no los ayuda mucho, la autoridad comunal y gubernamental andan en otra onda y para qué decir de la ciudadanía, vive viendo noticias de la tele de santiasko que muestra bastante violencia, incentivando la sensación de inseguridad, agregarle que algunas radios locales han  tomado como nicho comunicacional, comentar asaltos, cogoteos, choques, robos y cuanta desgracia sucede en Iquique, como si fuese lo más importante, muy parecido a lo que realiza un canal de tv nacional  para ganar sintonía.

Ahora lo que está pasando en esta ciudad, es que la gente comenzó a armarse debido que hay una sensación de inseguridad muy alta; primero fueron las rejas del antejardín, luego las rejas en las puertas y ventanas de las casas, después las alarmas, seguido de los cercos electrificados, cámaras, se continuó con muros de concreto, ahora solo falta que, se comience a tener armas de fuego en las casas (si es que nos las hay).

Iquique tenía como un gran patrimonio de ser una localidad atractiva, segura y tranquila, lamentablemente eso se está perdiendo y cambiando. Entonces si las autoridades como la Municipalidad, Policías y Gobernación, no tengan la decisión de hacer algo concreto coordinado en trabajar contra este cambio y aplicar  verdaderas medidas de seguridad en protección,  esta ciudad va a perder esa gran riqueza de ser una de las mejores en tener una buena calidad de vida e historia de Chile.

Por eso hay que proceder inmediatamente y todos aportar a construir un Iquique de buenas costumbres y de buenos valores, donde se pueda vivir tranquilo y en armonía, de lo contrario, va por mal camino.

Hay muchas técnicas, estrategias y procedimientos que se han dejado de hacer y que se podrían retomar con fuerza  para controlar la delincuencia, o a lo menos hacer  sentir que se está haciendo algo contra la criminalidad de esta ciudad y volver a retomar el rumbo de  pocos años atrás.

Iquique glorioso definitivamente está sufriendo una metamorfosis que podría ser buena si se actúa o se trabaja a tiempo, pero si no hay decisión de combatir este cambio se  estaría entrando en un camino  sin retorno donde la inseguridad podría llevar a entrar vivir en un ambiente sin límite, llegando a ser un pueblo parecido a lo que fue el Oeste Americano- es decir un Far-West.

 

El Martillo: