ADOLFO VARGAS JOFRE

 

El 10 por ciento de las familias más pobres de Chile tienen un ingreso mensual de 123 veces menor que el UNO (1) por ciento de las familias más ricas y no se ve posibilidades de una disminución rápida.

 

El año 1990, cuando la Concertación de Partidos por la Democracia se aprestaba a traernos la alegría (que solo llegó a unos poquísimos) la dictadura de Pinochet había dejado los sueldos de los ricos con los de los pobres con una diferencia de 84 veces.

 

En otras palabras, la justicia social nunca llegó con la Concertación, menos con el gobierno de  Piñera.

 

El UNO por ciento de las familias más ricas de Chile tienen un ingreso mensual promedio por persona de tres millones ochocientos mil pesos ($ 3.800.000)

 

¿Si esa familia la componen cuatro personas, en ese hogar viven con más de 15 millones de pesos mensuales…tendrán acaso algún problema???

El 93 por ciento de los hogares chilenos tienen un ingreso mensual que no supera los 600 mil pesos por todo el grupo familiar.

 

Si tomamos una familia tipo de 4 integrantes, cada uno vive con 150 mil pesos…estos sí que tienen problemas…y los que viven del sueldo mínimo, ni hablar.

 

Otro dato de la justicia social de la dictadura y de la concertación: la pensión mal llamada solidaria ni siquiera llega a los 100 mil pesos mensuales, destinada a mujeres mayores de 60 años y hombres mayores de 65 años, que no cotizaron o se quedaron sin sus fondos de su AFP.

 

¿Viven o sobreviven?

 

El sueldo mínimo es hoy de un poco más $240.000

 

¿Una familia puede vivir con estos ingresos?

 

Tanto el rico como el pobre deben pagar el IVA por todo lo que compran. De los más de 15 millones de pesos que dispone una familia de ricos al mes para sus gastos, pagan un poco más de dos millones 800 mil pesos en IVA y le quedan para sus gastos más 12 millones de pesos.

 

De los 600 mil pesos de los pobres, pagan 114 mil pesos en IVA y le quedan 486 mil pesos. Con ese dinero el pobre debe pagar lo siguiente: dividendo o arriendo de vivienda, locomoción, vestuario, luz eléctrica, agua potable, gas licuado, educación, salud, alimentación.

¿Ir al cine…salir a comer a un restorán…ir de vacaciones a Cancún?…Ni en sueños.

 

Pero es el Chile de hoy, el Chile real, el que nos heredaron quienes nos han gobernado desde el 11 de septiembre de 1973.

 

Hoy es más urgente que nunca que todos tengamos muy claro a quienes vamos a elegir en los próximos períodos eleccionarios: las municipales, las parlamentarias, las de CORE y las presidenciales.

 

El voto es voluntario, pero es necesario ir a las urnas y elegir a un buen o una buena gobernante, que tengan como primordial el BIEN COMUN y no el bien personal o el enriquecimiento de la parentela.

 

*Adolfo Vargas Jofré

Periodista (UCN)