EL MARTILLO

A los ojos del resto en Iquique se pasa bien y tenemos muchas cualidades, siendo la hospitalidad, el clima, sus playas entre las más destacadas. Sin embargo, últimamente  a la hora de hondar sobre las personas y su forma de pensar sale una característica en común: el «chaqueteo». Como sociedad, hace un tiempo a esta parte hemos estado cayendo en una ciudad egoístas y que no nos gusta ver que a otro le va mejor que a uno.

Se está perdiendo la identidad que nos caracterizó de ser una comunidad sencilla, respetuosa y querendona de su ciudad.  Los nuevos iquiqueños, son pocos amistosos y poco solidarios entre sí a la hora de valorar lo que otros hacen, pudiendo levantar a alguien solo por ser de otra parte en desmedro de un localista  mil veces mejor y solo por ser iquiqueño.

En esta ciudad se está dando un clima enrarecido que a veces agota de tanto “chaqueteo”, el nivel que se observa en los comentarios sobre las autoridades, personeros, y ciudadanos es muy básico,  varios dicen, que es muy “rasca” situación que cada día está cobrando más fuerza.

Este chaqueteo se ve mucho a nivel de autoridades de la región, puede ser que no se haga bien la gestión, pero otra cosa es machacar y darle duro. Por otra parte,  entre los vecinos ya se perdió la confianza y respeto,  se critica inmediatamente a quién le va bien, el pelambre es fuerte.

De acuerdo al lenguaje popular, en jerga «chilensis», se utiliza el término “chaqueteo” para referirse a una persona que movida por la envidia, la insidia, la frustración propia, o el deseo de figurar, hace fuertes críticas negativas y perjudiciales de otra persona que está obteniendo éxito en cualquier ámbito, con el propósito de hacerla caer ante los ojos de los demás, no midiendo las consecuencias que puedan tener, su único interés, es ver caer al exitoso.

Es así que estamos viviendo la época de encontrar todo malo y más encima que si  alguien le va bien, es por algo malo y  no por su esfuerzo. Ya se está  en un mundo de criticar por todo y buscar la forma de bajarlo de esa nube. Y más encima  cuando se esté abajo, irónicamente, se ayuda para levantarlo, y cuando eso suceda una vez más tirarlo  hacia abajo.

Un elemento no menor es la televisión, que  sin duda es un elemento que todos hacen caso como si fuese la única verdad,  a diario vemos como un solo error de alguien, por más mínimo que sea, fomenta el juicio público.

Es así que, podemos señalar que la envidia es algo universal, y en la cultura occidental tiene que ver con la mediocridad. Pero desde un tiempo a esta parte en Iquique glorioso se ha ido cayendo en esa práctica como si fuese  algo que se debe hacer cotidianamente. La idea es desprestigiar a como dé lugar sin contemplación.

Por otro lado, están las redes sociales, que sin duda han ayudado a sintetizar el mensaje, pero también se ha utilizado para denunciar e informar sin ningún pudor y menos pensar cual va ser el efecto, la idea es lanzar la información “porque tengo la primicia”, hay quienes creen que como dominan esta tribuna tecnológica tienen el derecho de denostar, criticar y opinar de algo o de alguien sin conocimiento. Señalar que, Las personas que utilizan esta tarima informática sin un mundo cultural o profesional, encaminan a entrar a un camino que se va en contra del mensaje masivo.

Se puede decir que en Iquique el “chaqueteo”, se  está  institucionalizando,   por que más que fomentar o ensalzar a esta región y localidad,  con este tipo de actitud, se le está haciendo un tremendo daño, debido que se muestra como una sociedad no organizada, ignorante y falta de valores, siendo que era al contrario hace un tiempo atrás, la cual se caracterizó por ser una de las comunidades con un gran cariño, respeto  y apego  a su ciudad.

El Martillo: