Ya se aproxima la navidad en Iquique glorioso, y como todos los años también se comienzan a preparar las empresas, instituciones y grupos de amigos, a armar y confeccionar  los carros navideños.

Esta forma de celebrar la navidad  solo ocurre en Iquique, donde luego comenzaremos a escuchar sirenas, música, gritos y saludos por parte de los viejos pascueros en sus carros alegóricos.

Otra parte de este ritual navideño iquiqueño es  que los niños y niñas, también se preparan con su bolsita para recoger  las pastillas que estos viejos pascueros tiran como señal de regalo y felicidad.

Otra historia es quienes acompañan al pascuero, en estos carros alegóricos, la comitiva va disfrazada, autos pintados,  con música, sirenas, bailando y mucha, pero mucha bebida para sed.

Los organizadores se preparan con una ruta que abarca todas las casas de a quienes hay que visitar y dejar el regalo al niño o niña de la casa, hay instituciones que es largo el recorrido y algunos andan hasta tarde entregando regalos.

Lo más llamativo de esta actividad, es la cara del jovencito/a que recibe al viejito pascuero. Ver sus ojos, su cara y como recibe a este señor con barba blanca y vestido de rojo,  es algo impagable. Según lo comentan quienes han hecho de viejo pascuero.

La tradición nortina, indica en estos casos se espera la llegada del carro en casa, y cuando llega, se debe  recibirlo con manjares preparados por los anfitriones, (pan de pascua, cola mono, bebida, copete, queque, dulces de la familia).  En esta parte de esta ceremonia navideña, es muy entretenida la cosa, ya que el viejito llega con  alta voz saludando con el típico, “JO-JO-JO-JO- FELIiiiiiiiZ NAVIDADDDD” bajándose de su posición y tirando pastillas a los niños que lo rodean, en ese momento comienza la petición de los infantes, al gritarle al viejito, “pastillas, pastillas, pastillas,- “Tira pastilla viejo Cag… “, al entrar al hogar del festejado, este lo recibe con la familia y se lo lleva al árbol de pascua, en ese momento se le entregarle el regalo, seguidamente el niño/a comienza a conversar con el pascuero,  mientras el resto de la comitiva acompañante de papa Noel,  baila  al son de la música que traen  a todo chancho en el carro navideño. En ese este grupo de amigos, aprovecha de recargar  energías  comiendo  pan de pascua u otro manjar que encuentren, como también  ingiriendo uno que otro traguito, (No se piense mal !!!)  ; es para refrescar el cuerpo.

En realidad es un momento mágico que se vive en Iquique, la navidad, los carros con viejos pascueros, son parte  del patrimonio local. Es algo típico de que comenzó en los años 60 y que ha ido creciendo año tras año, con el fin de hacer feliz a los niños y niñas de Iquique,  entonces a disfrutarlos y alegrarnos por tener esta particular forma de vivir la pascua. Por otra parte, a proteger a los chicos /as de la familia  ya que comenzaran a correr tras estos carritos por las calles de esta ciudad en busca de pastillas, y acostumbrarse a escuchar “ TIRA PASTILLA VIEJO Cg…

FELIZ NAVIDAD FAMILIA DE IQUIQUE

El Martillo: