GERMAN CUADRA

 

Al asumir como Fiscal Nacional, Jorge Abbott fue categórico al reafirmar el criterio de igualdad ante la ley y descartó privilegios para un determinado sector en las indagatorias de financiamiento ilegal de campañas políticas. No tengo duda de la voluntad e intenciones de Abbott.

 

Lamentablemente para él, en estas últimas semanas creo que se ha ido consolidando una percepción que apunta exactamente a lo contrario. Jovino Novoa resultó ser el primer condenado por este delito, sin embargo, la estrategia comunicacional de su defensa le hizo un flaco favor a la imagen de la clase política y a la percepción de desigualdad frente al ciudadano común. ¿Cómo quedó posicionado el caso? Como un ex senador que niega los hechos múltiples veces, que luego los reconoce cuando logra “pactar” un juicio abreviado, siempre que le aseguren 3 años –los 3 años y un día significan cárcel– y más encima puede pagar la multa en cómodas 10 cuotas (por si acaso, si está pensando cancelar el parte que le sacaron en carretera este fin de semana, recuerde que solo es en efectivo o cheque al día…).

 

Por otra parte, el ex diputado y dos veces candidato a la Presidencia, Marco Enríquez-Ominami, optó por estirar su vuelta al mundo en 80 días y “avisar” nuevamente que sus labores internacionales le impiden declarar como imputado en el caso SQM. Lo que parecía una estrategia para evitar a Chahuán, más bien parece un plan para evitar la justicia, ya que desde el 22 de octubre que lo esperan en la Fiscalía (volvamos al parte en la carretera, no se le vaya a ocurrir no presentarse el día que el juez de policía local lo cite, es una falta grave y le podría incluso significar que lo detengan. Más vale que pida permiso en su trabajo desde ya…).

 

Bueno, pero ME-O no es el único que define cuándo va a los tribunales. Gabriel Ruiz-Tagle –que alegó persecución política cuando estalló el escándalo de colusión del papel– señaló que había concurrido “voluntariamente” a declarar a la Fiscalía y calificó la “conversación” como muy buena. Pocos minutos después, con evidente molestia, el fiscal jefe de Puente Alto, Cristián Galdames, dejó claro que el ex ministro había tenido una “conducta evasiva” con el tribunal y reafirmó que el imputado concurrió con una orden de detención emitida.

 

Difícil tarea tiene Abbott. Deberá demostrar que los esfuerzos de Chahuán no estaban asociados a una persona, sino que representan una disposición institucional de enfrentar los casos que involucran a diversos políticos, “caiga quien caiga”, y lo más importante, proyectar que, al menos en la justicia, la cancha se nivela para que todos jueguen en las mismas condiciones. Los próximos meses serán claves para el nuevo Fiscal Nacional, ya que los casos Caval, SQM y Penta entrarán en tierra derecha, por tanto, veremos un desfile de políticos, operadores (como Martelli) y parlamentarios en ejercicio marchar por tribunales cambiando sus versiones originales, buscando juicios abreviados y condenas menores.

Una recomendación para los asesores de comunicación de Ruiz-Tagle: hace tiempo que estamos viviendo en la era de la transparencia y simultaneidad de la información, por tanto, intentar desplegar un discurso que va a ser desmentido por alejarse de la verdad, es un error que trae consecuencias no solo legales, sino que también afectan gravemente la imagen y reputación de la persona. ¿Por qué les costará tanto a algunos asumir un error o una conducta ilícita, si al final van a tener que hacerlo igual, como lo hizo Novoa? Decir “lo siento”, “perdón”, “nos equivocamos” siempre va a ser más valorado por la ciudadanía y los clientes.

 

Difícil tarea tiene Abbott. Deberá demostrar que los esfuerzos de Chahuán no estaban asociados a una persona, sino que representan una disposición institucional de enfrentar los casos que involucran a diversos políticos, “caiga quien caiga”, y lo más importante, proyectar que, al menos en la justicia, la cancha se nivela para que todos jueguen en las mismas condiciones. Los próximos meses serán claves para el nuevo Fiscal Nacional, ya que los casos Caval, SQM y Penta entrarán en tierra derecha, por tanto, veremos un desfile de políticos, operadores (como Martelli) y parlamentarios en ejercicio marchar por tribunales cambiando sus versiones originales, buscando juicios abreviados y condenas menores.

 

Además, el nuevo Fiscal Nacional parte con un handicap en contra. Tuvo que inhabilitarse en el caso Penta para evitar eventuales conflictos de interés. Cuesta entender por qué este factor no fue gravitante en su elección, porque más allá de los méritos profesionales –que los tiene– es un cargo crítico para ayudar a recuperar la confianza de los ciudadanos en la justicia.

 

Y un apunte final: si a usted, después de pagar el parte, se le ocurre ir a renovar su pasaporte, le recuerdo que su valor es de $89.740. Le advierto que se va a enrabiar, ya que cancelará el doble que hace solo dos semanas, y como me imagino que usted es una persona informada, se enteró que los senadores, diputados, alcaldes, gobernadores, ministros, subsecretarios y otras varias autoridades solo pagan $47.000 por el mismo documento.

 

Definitivamente la elite política chilena parece esforzarse en agudizar la percepción de privilegiados y su pésima imagen en la ciudadanía.

Fuente El Mostrador