EL MARTILLO


Estamos en plena catarsis de las compras navideñas y preparación para la noche del año nuevo, y pareciese que es lo único que manda en este época, pero no es tan así, para varias familias iquiqueñas también es tiempo de preparar las vacaciones, pero no en Miami, México, Europa, el caribe, Viña u otro destino que se fomenta en las tiendas del Retail, si no, como buen parroquiano de esta zona, es descansar con la familia y que mejor irse a acampar a la playa todos juntos.

Esta forma de vacacionar, es una costumbre muy arraigada por estas latitudes y que está fuertemente impregnada en las familias iquiqueñas y que se mantiene vigente por estos días.

Muchas historias se conocen de esta aventura de irse por meses a la playa a acampar, los iquiqueños nacidos y criados ya están pensando en irse del mundanal ruido a una playa ya predestinada o que por tradición familiar se va hace varios años. Casi siempre el que activa este acontecimiento es el mayor de la casa o el que mantenga la tradición, diciendo, “como todos los años nos vamos a acampar a la playa en familia”.

Lo lindo de esta gran aventura veraniega, es llevarse hasta el regalón de la casa. Los destinos favoritos son playas Lobito, Ike-Ike, El Águila, Cáñamo pabellón de Pica. Por nombrar algunas. En verdad hay muchos lugares o rincones en el litoral, que dan para acampar y agruparse para disfrutar del

Esta linda tradición por cierto que ha tenido su trasformación , pero eso no significa que ha cambiado, al contrario ha sido para sumar más personas , hoy no es como antes, que solo bastaba la carpa de lona, unos enceres de cocina, mesas, sillas, la parrilla y el de agua y listo, en estos tiempos, la cosa es más sofisticada, las familias se organizan casi todo el año comprando artículos que ocupan en esta ocasión, en el presente se va con baños químicos, grandes toldos, carpas, duchas portátiles, antenas, karaoque, generadores, hasta procesadores de agua, se entiende que es acorde a estos tiempos, pero al fin al cabo, es un campamento en la playa donde la familia la pasa súper bien.

Ni mencionar lo entretenido que es para los niños, quienes disfrutan cada minuto la estadía en la playa, por otra parte los mayores cada uno se organiza y se arma su panorama, realizando asados, fiestas, juegos, excursiones, por otra parte se aprende a pescar, mariscar, conocer el litoral, tener contacto con la naturaleza marina, se refuerzan los lazos de amistad y familiar, un hecho no menor es que se acuerda en que cada uno que participa tiene responsabilidad.

Los iquiqueños que organizan y preparan este acontecimiento, lo hacen con el afán de pasarla bien y disfrutar con la gente de su entorno teniendo un momento de alegría.

Irse a la playa acampara de vacaciones es algo que solo ocurre en Iquique, si usted tiene la oportunidad o lo invitan a unirse a este evento familiar, no lo piense dos veces, acepte, será unas vacaciones inolvidables, vivirá una verdadera aventura de contacto familiar, de compartir sanamente, de sociabilizar, de tradición nortina y disfrutar la naturaleza junto a los amigos.

No es necesario gastar mucho dinero para tener unas buenas vacacionar, acá en Iquique Gloriosos solo es tener las ganas de pasarla bien.

Foto: Solo referencia. Cavancha en los años 60.