En Italia, se conoció por un escueto parte familiar la muerte del gran semiólogo y académico italiano Umberto Eco. A los 84 años, en su propia casa de Milán, donde residía en los últimos años, y sin que se tuviera noticia de una enfermedad, se ha ido uno de los pensadores europeos más relevantes del último medio siglo y acaso uno de los últimos grandes eruditos en la tradición enciclopédica.

 

Eco fue también el narrador impensado de enorme éxito, el académico que se reveló como un prolífico novelista a partir de su primera novela, El nombre de la rosa, convertida en bestseller global en 1980. Era también un polemista muy activo, siempre presente en los medios y en conferencias en las que hacía gala de talento como pedagogo showman.

 

Eco nació en la piamontesa ciudad de Alessandria en 1932, hijo de un contador que partió a luchar a la Segunda Guerra Mundial. Fue criado por su madre, Giovanna. Se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad de Turín, con una tesis sobre Tomás de Aquino, en 1954. Allí mismo se iniciaría como profesor de Estética y Semiótica. Por sus años de juventud abandonaba la religión Católica tras una crisis de fe. Más tarde trabajó como editor cultural de la Radio Televisión Italiana (RAI). Allí fue donde se contactó, a fines de la década del 50, con el denominado ‘Grupo 63, compuesto por artistas de vanguardia que influirían en sus posteriores escritos y lo llevarían a escribir El problema estético de Santo Tomás, de 1964, extensión de su tesis doctoral,

Eco comenzó a publicar su narrativa cuando su obra ensayística ya estaba consagrada en el mundo. En 1980 edita El nombre de la rosa, un thriller en el que se combinan a la perfección la novela de suspenso, la divulgación histórica y la reconstrucción de una época, la Edad Media. Esta novela con detectives en una abadía benedictina alcanzó una popularidad inmediata. Después vendrían otras narraciones, como El péndulo de Foucault (1988), La isla del día antes (1994); Baudolino (2000); El cementerio de Praga (2010). Muchas de estas novelas cruzan la novela histórica con los códigos de distintos géneros literarios, que él conocía con exactitud. Su último relato Número Zero, fue editado en castellano en 2015.

[youtube url=»https://www.youtube.com/watch?v=kv-NHChbuKM» width=»560″ height=»315″]