Mafioso, curaos, ladrón, sinvergüenza, corrupto, flojo, sin capacidad, arrastrao, etc. etc. esto es lo más suave que se puede escuchar, que se dicen los politiquillos de Iquique, la verdad que da risa este tipo de diálogos.

Se puede decir que esta sabrosa la cosa en Tarapacá el tema político, y esto es producto de la ambición, el poder, las lucas, y sobre todo porque se acercan las municipales 2016.

Es lamentable ver y escuchar  como un grupito de ciudadanos que debería mostrar el ejemplo con sus actos de gestión, se auto destruye con sus palabras, con la idea de desprestigiar al adversario político; da risa esas maniobras mediáticas si ya TODOS están desprestigiados y lo único que  hacen es desmedrar  su calidad como persona.

El parroquiano iquiqueño esta tan agotado, no está ni ahí, con la opinión de estos personajes que se las dan de intelectuales políticos. Más bien dejan en ridículo cuando abren la boca para hablar.

LA GENTE YA NO QUIERE  ESCUCHAR MAS  PURAS … Y NO ESCUCHAR O VER  PROPUESTAS CONCRETAS SOBRE SOLUCION A  LA DELINCUENCIA, CAOS VIAL, TRABAJO, ARREGLOS EN LA CIUDAD Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LOS IQUIQUEÑOS.

HOY estamos en la época donde la ofensa y desprestigiar al otro está de moda, pero se dejó de lado el construir y aportar a para la gente, otrora quedo la época donde los políticos o posibles autoridades tenían ideas, visiones de mejorar la ciudad y la vida cotidiana de la gente, HOY es un botín de guerra el quedarse con un cargo porque le da poder y gana lucas…

Pues bien iquiqueños usted sabe lo que tiene que hacer para acabar con este tipo de conducta y personajes, y es ir a votar el 23 de octubre por alguien, PERO QUE NOSEA POR LOS QUE HABLAN Y HABLAN hay que votar por lo que NO hablan y si por lo que trabajan.

El Martillo: