Al mundo del cine siempre le ha gustado jugar a las predicciones, especialmente en lo que concierne a las películas de corte futurista que, a modo de Nostradamusaudivisual e incluso pitonisa del canal 37 han ceado grandes historias ambientadas en épocas en las que, presumiblemente, fieros robots tomarían el planeta o un gran virus mataría a toda la humanidad.

Por suerte, ninguna de las predicciones de estas películas futuristas se han cumplido.

De momento.

#1995 – La Naranja Mecánica

En la cinta de culto de Stanley Kubrick de 1971, Alex deLarge y sus amigos raritos andaban por las calles del Londres de 1995 violando mujeres, escuchando a Beethoven y bebiendo moloko (o leche, perdón).

La distópica visión de un mundo invadido por la anarquía, un frikismo perturbador y un lenguaje inventado colmaban este experimento del que sólo prevalece la terapia aversiva, procedimiento utilizado en contadas ocasiones debido a las polémicas que siempre ha provocado, especialmente en lo que a «erradicar» conductas de homosexualidad se refiere.

#1996 – Doce Monos

A finales de 1996, un virus es liberado en ocho ciudades alrededor del mundo, provocando que los humanos deban recluirse bajo la Tierra y los animales se mantengan como únicos habitantes de una temida superfície terrestre. Un año al que el personaje de Bruce Willis debía regresar desde ese 2035 distópico para encontrar la clave detrás de un virus que, en malas manos, podría convertirse en la peor amenaza (real) de la humanidad.

 

#1997 – 2001: Odisea del Espacio

Y continuamos con Kubrick, concretamente con la famosa 2001. Una oda al futuro, al descubrimiento de otros planetas y al nacimiento de una inteligencia artificial que comenzaría con la creación de HAL 9000 el 12 de enero de 1997 en la ciudad de Urbana, en Illinois.

Por suerte, casi veinte años después aún no se ha tenido constancia de un robot capaz de tener sentimientos y abarcar un mayor control del mundo que los propios humanos Y esperamos que siga siendo así.

 

#1997 – Terminator 2

La saga de Terminator ha jugado tanto con los viajes en el tiempo que ya estamos algo perdidos. Sin embargo, la fecha del 29 de agosto de 1997 sí la hemos retenido, especialmente tras revisionar la segunda (y más exitosa) parte de la saga iniciada por James Cameron en la que el mortífero virus Skynet desataba armas nucleares que acabarían con el resto de la humanidad. . . si John Connor ySchwarzenegger no lo impedían, por supuesto.

#2009 – 2012 – Soy Leyenda

Tras modificar el virus del sarampión como alternativa a la cura contra el cáncer, una epidemia se desataba en todo el mundo en 2007, convirtiendo a un 10% de la población mundial en seres infectados que aniquilaron al 90 % restante. Tres años después, el personaje de Robert Neville interpretado por Will Smith vagaba por un Nueva York desierto en el que el único acierto era, curiosamente, la presencia del póster de Batman vs. Superman, uno de los easter eggs más curiosos del cine reciente.

 

#2015 – Back to the Future 2

Hashtags como #BTTF2015 recordaban el pasado 21 de octubre de 2015 la fecha en que se ambientaba la segunda entrega de la saga protagonizada por Michael J. Fox en los años 80. Un clásico que acertó ciertos datos de ese futuro año. . . y otros que no tanto.

En lo que respecta al cine en tres dimensiones, las videoconferencias de Skype o la ropa inteligente sí podemos hablar de acierto, sin embargo, el aeropatín en el que Marty McFly volaba en la película de 1989 aún no ha llegado a las tiendas ni se ha convertido en el juguete estrella de ninguna de las Navidades pasadas.

 

#2016 – 2019 – Blade Runner

En la mítica cinta de Ridley Scott protagonizada por Harrison Ford, Los Ángeles de 2019 lucía enormes carteles LED con chinas sonrientes y las naves espaciales partían a otros planetas para cultivar la tierra utilizando a robots programados llamados «replicantes» y cuyo nacimiento tuvo lugar en nuestro propio año, 2016.

e momento, los robots tan sólo asumen funciones de camareros en Japón mientras que en nuestro sistema solar recién acabamos de descubrir que hay agua en Marte. Tendrían que darse mucha prisa.

 

Estas 7 películas futuristas que no acertaron con sus predicciones nos provocan más alegría que decepción, pues si hay un lujo que podemos seguir disfrutando es el de sentarnos en el sillón y continuar siendo espectadores de esas grandes películas cuyas intenciones agradecemos en todos los sentidos.

Batanga