Por Paulo Padrao, VP Sola Infor.

 

Por Paulo Padrao
Por Paulo Padrao, VP Sola Infor.

A pocos días de vivir una nueva conmemoración patrimonial -instancia donde las familias disfrutan de la historia que reside en los monumentos que forman parte de la identidad del país-, cabe preguntarse por la condición de aquellos edificios y si efectivamente se puede hacer más por ellos.

 

La tecnología de la que disfrutamos hoy está ligada a nuestras actividades cotidianas, como la necesidad de comunicarnos, adquirir productos y servicios y también asegurar un mantenimiento eficiente a nuestras construcciones. Sin embargo, su uso no ha sido tan popular como otro tipo de aplicaciones destinadas a mejorar la vida de las personas.

 

¿Qué hace un software en este contexto? Permite tener a mano todos los datos que dan vida a estos edificios, desde los comunes y centrales, como puertas de acceso, ascensores  calefacción, circuitos eléctricos, iluminación y seguridad, entre otros, hasta los específicos, como el tipo y color de pintura de las fachadas e interior o datos de los proveedores de los pisos o de otros elementos.

 

Junto con esto, también dispone del control de las garantías dadas por los proveedores, de manera que si se produce un desperfecto pueda identificarse rápidamente si está cubierto, para luego dar aviso al servicio autorizado, evitando costos innecesarios de reparaciones.

 

Los edificios patrimoniales de cualquier tamaño, se someten a una serie de rutinas que son llevadas a cabo repetitivamente, como limpieza, inspecciones visuales, entre otros. Estas revisiones pueden estar programadas en el sistema, para así identificar anomalías en los dispositivos. De esta manera, no solo se estaría evaluando que las acciones se lleven a cabo en el tiempo correcto, sino que servirían para detectar posibles fuentes de problemas.

 

Si lo que se necesita es realizar reparaciones, el software permitirá hacer un control de precios, un seguimiento de la tarea realizada y un análisis de los costos, además de llevar a cabo análisis estadísticos que puedan ayudar a la toma de decisiones posteriores. Por ejemplo, si se presentan reiteradas reparaciones a una cañería, el sistema pronostica el término de su vida útil y evalúa su reemplazo.

 

La tecnología nos permite disponer de nuevas herramientas que nos permiten hacer aún más fácil el uso de estos sistemas, como Internet. Contar con un software que opere a través de la nube permite contar con una base de datos centralizada para administrar varios edificios patrimoniales al mismo tiempo y de manera remota. Además, los requerimientos de trabajo, las órdenes de compra por materiales, o cualquier otro tipo de requisición, pueden hacerse mediante el uso del email o de mensajería instantánea, permitiéndonos seguir disfrutando de cada Día del Patrimonio con edificaciones en excelente estado.

 

Foto Consejo de Monumentos Nacionales