Más de $350 millones fueron aprobados de manera unánime por los miembros del Consejo Regional de Tarapacá (Core),  recursos que permitirán la ejecución de los estudios de factibilidad del nuevo relleno sanitario en Alto Hospicio.

El terreno para el vertedero se ubica en un valle transversal rodeado de cerros en la zona conocida como Pampa Perdiz, a unos 7 kilómetros de Alto Hospicio y forma parte del proyecto que impulsará el municipio local, después de que fracasara el intento por lograr un acuerdo con su par de Iquique para implementar un recinto mancomunado, tal como lo solicitaba la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere).

El alcalde Ramón Galleguillos, destacó el apoyo del gobierno y de los consejeros regionales a la iniciativa. “Después de enfrentar la desidia y el desinterés de Iquique por solucionar el problema que tiene con el botadero de basura que mantiene en El Boro, afectando a los 25 mil residentes de ese sector poblacional, definitivamente, impulsamos el proyecto solos y contamos para ello con el apoyo del gobierno, principalmente, del Ministerio de Medioambiente que ha estado preocupado de la materia. Ahora los consejeros regionales nos han dado un espaldarazo  y que nos permitirá la ejecución de los estudios de factibilidad ambiental, económica, legal y técnica los cuales se extenderán por unos 6 meses”, explicó.

La autoridad comunal indicó que urge el cierre del vertedero administrado por la Municipalidad de Iquique, debido que los vecinos del sector enfrentan problemáticas con vectores, tales como, roedores, moscas, zancudos, a lo que suma la contaminación por olores pestilentes y los incendios que frecuentemente ocurren debido al mal manejo de los desechos. “Hay que tener en cuenta que allí la basura no recibe ninguna clase de tratamiento y existe una gran población flotante en el interior, que viven de la recolección de especies en el lugar. Esperamos por seis años lograr un acuerdo con Iquique, dos años de la gestión de Myrta Dubost y cuatro con Jorge Soria, pero ya se nos agotó la paciencia, pues los vecinos no pueden seguir en statu quo por más tiempo”, argumentó.

Galleguillos dijo que esperan contar con el nuevo relleno en el  2017 o comienzos del 2018. “Los vecinos de El Boro tienen las esperanzas de que su problema terminará. Nosotros vamos a tener un relleno sanitario moderno, que cumpla con todas las normativas,  que sea capaz de recibir la basura domiciliaria y voluminosa tanto de Alto Hospicio como Iquique y además, tendrá capacidad para prestarle servicios al resto de las comunas de la región, pero habrá que pagar por la tonelada de basura ingresada. Somos ambiciosos y hemos dado muestras que somos capaces de hacer bien las cosas y éste será un desafío más”, subrayó.