El Chino debería tirar las orejas a los dirigentes del tenis chileno.