Un fuerte terremoto de magnitud 6,2 en la escala de Richter y cuyo epicentro fue ubicado entre Perugia y Riete ha golpeado durante la madrugada del miércoles el centro de Italia y ha provocado, al menos, 38 muertos, según el primer balance provisional. Todavía quedan muchas personas bajo los escombros por lo que la cifra de fallecidos podría aumentar, ya que hay alrededor de 100 desaparecidos.