Con un cacerolazo recibieron los vecinos de la Villa Rosa, en la Isla Margarita, al presidente venezolano Nicolás Maduro, quien iba a inaugurar los trabajos de varias viviendas del lugar.

Maduro llegó al barrio en una caravana de automóviles y se encontró con vecinos furiosos por la situación económica que vive Venezuela.

En vídeos publicados en las redes sociales el presidente aparece rodeado por miembros de seguridad, intentando avanzar por la calle hasta que su paso es bloqueado por los manifestantes. Las imágenes muestran insultos y forcejeos, y tuvo que apretar cachete de Villa Rosa.

Medios locales reportaron el despliegue de miembros del Servicio de Inteligencia Bolivariano en busca de los protagonistas de los sucesos.