PERICOTE


Siempre me pasa en octubre que me dan unas ganas de bajar de peso, claro pensando que me quiero ir a bañar en Cavancha guata al aire y no con polera. Además que me gusta hacerme el canchero con las señoritas que van a la playa, en especial a las morenas de bikini.
Bueno vamos con las indicaciones de la dieta de los curaos y curás. Este régimen-aclaro al tiro-,es de lunes a viernes nomá.

Primero partimos con un rico desayuno, muy nutritivo; una tostada con mantequilla y una lata de cerveza “Cristal”. A media mañana, haces como que vas al baño y te mandas un tarro de chela al seco. Después colocas cara de estar muy preocupado de la pega, ya que hay que guardar la compostura.

Luego, como a las dos de la tarde almorzamos en “La Sureñita” en el Mercado Centenario, puede ser un pollito, pescadito a la plancha con ensalada y una chela de litro, pero se tiene que beber con calma, si el Mundo no se acaba mañana. Como a esta hora del día estamos medios caramboleados y para que no se note, nos compramos un chicle fuertón en el kiosko de los González (Tarapacá con Vivar) y volvemos a la pega.

Como las cinco de la tarde, la garganta está seca y el carraspeo es inevitable, nos pegamos una arrancá al “Demo” y nos mandamos un shop de medio litro, servido con cariño por Raúl Iriarte (Pericote). De ahí a terminar la jornada laboral, como corresponde, en forma decente, medio cufifo, pero decente.

Y para la once-comida vas al supermercado a comprarte un pernil y si no hay pernil, una pichanga, más una oferta de chelas. Pero aquí hay que ser prudente, ya que no es bueno dormir con la guata llena. Te sirves un trozo de pernil o una porción de pichanga, porque hay que se moderado siempre, siempre. Para acompañar esta merienda, te tomas tres latitas de Cristal.

Luego puedes ver tele o películas. Para cerrar la extensa jornada le haces cariñito por todas partes a tu pareja, donde los expertos y las expertas aseguran que quemas, mínimo, 250 caloría, que se suman a la dieta para bajar de peso.

Ahora para el sábado y domingo, la dieta se va a la cresta, sería un despropósito recomendar algo cuando el cuerpo está clarito que es fin de semana y el copete corre como invierno boliviano frente a nuestros ojos.

Y algo muy importante, para evitar ese molesto dolor de cabeza cuando hay caña, tómate una aspirina, antes durante, pero nunca después.