Por ANDRES VILANOVA

Para qué estamos con cosas, a La Moneda y a gran parte de los parlamentarios de la Nueva Mayoría no les gusta la figura del senador Alejandro Guillier como precandidato presidencial. Es notorio el apoyo que le brindan a un barco que se hunde, casi como el Titanic, que es el expresidente Ricardo Lagos.
En el país han sufrido faltas de respetos, mucho más grande que los dichos de Guillier por lo olvidadizo que es el el ministro Fernández.

En nuestra región también los afectos políticos al senador antofagastinos están divididos en el oficialismo. Por una parte, el ex senados socialitsa Fulvio Rossi, ya transparentó su apoyo a Ricardo Lagos.

“Estoy con Lagos porque no creo que las elecciones sean concursos de popularidad, quiero un candidato que tenga densidad política, que tenga liderazgo para gobernar, que tenga una visión de futuro como la que tiene Lagos”, dijo el senador Ros si en una entrevista en el diario La Estrella.

Pero cabe señalar que el senador Fulvio Rossi navega por una linea lejana a los partidos que conforman la Nueva Mayoría en la región. Aparentemente con su renuncia a su militancia en el PS, lo dejaría lejos del poder, pero su voto en el Congreso es vital para algunos proyectos, por lo cual sus detractores al interior de la NM tendrían que seguir mirando desde la esquina como Rossi sigue a cargo del tablero político.

Mientras que el Partido Radical, el Partido Comunista y una rama del Partido Socialista, están en linea de apoyo a Guillier. Así lo aseveró el vocero de la NM y presidente regional del PRSD, Patricio Martínez, quien apuntó que el senador Guillier está más cercano por su interés en las regiones.

“Es suma Guillier absorbió la demanda de más regionalización y las interpretó con propuestas concretas que deben venir desde el Estado para distribuir el poder a las regiones”, indicó Martínez luego de la visita que realizó el precandidato Guillier a la región de Tarapacá.

Además en la actividades Alejandro Guillier se reunió con el alcalde electo de Alto Hospicio, Patricio Ferreira y de Pozo Almonte, ambos de la Democracia Cristiana, además como guinda de esta torta oficialista tamién se tomó fotos con el diputado comunista Hugo Gutierrez.