Las frases del ministro de Justicia, Jaimito Campos, dan para bautizarlas como “Camporicosas”, quizás para homologarlas a las que nos deleitaba el ex presidente Sebastián Piñera con sus “Piñericosas”.

Ahora tras sus comentarios den la Cámara de Diputados sobre el hogar del Sename donde murió la niña Lisette Villa, que lo dejó como un castillo frente a su internados de su época de onanista en el Liceo de Hombres de Talca, sumó uno de antología que hizo en Valparaíso,

Mientras Campos recorría las dependencias de la cárcel “pancho gancho”, se acercó un grupo de dirigentes de funcionarios de Gendarmería para exponer una serie de supuestas irregularidades que se estarían cometiendo al interior del recinto.

Campito les intentó explicar que el conducto regular no era ese, los funcionarios intentaron explicar que ese conducto regular no ha tenido resultados y por esa razón lo abordaron, el ministro les respondió con una “Camporicosas”: “Las bolas del director nacional están las 24 horas sobre el escritorio del ministro y yo veo cuando se las corto”.