En muchas ocasiones, el tener visitas en la casa, en especial en verano, hace que las relaciones con tu pareja se vean recortadas por lo que supone tener invitados ( y a veces invitados de piedra).

Es normal. No quieren que los escuchen haciendo el amor y tener que vivir una situación incómoda a la mañana siguiente. Sin embargo, en estas líneas te ofreceremos algunas soluciones a través de diferentes posturas que pueden servir para que tu vida en pareja no se vea afectada por tus invitados. Se trata de una serie de posturas o posiciones silenciosas, con las que podrán disfrutar del mejor sexo. ¡Atenti!

misionero
(para evitar el ruido que pueda hacer la cama o el sofá en el que estén)

1- Misionero: Es una apuesta segura y una de las mejores posturas para tener sexo en silencio. Diversos expertos apuntan a que el hecho de que el sexo tenga que ser lento (para evitar el ruido que pueda hacer la cama o el sofá en el que estén) “hará que tu experiencia sexual pase a otro nivel”.

2- De pie o paraguaya: Esta postura es perfecta, teniendo en cuenta que pueden mantener la ropa puesta por si hay algún tipo de “contratiempo” que haga que tengan que salir de la habitación rápido y pasar piola.

3- La ducha: Acá, absolutamente nadie sospechará. Es tu tiempo de aseo, así que no hay que poner ninguna excusa. Eso sí, procuren tener cuidado y evitar una caída por el agua. Elijan la postura más segura.

4- Sexo oral: Por supuesto es otra opción, que conlleva una postura conocida como el 69: “Poco movimiento, mucho placer. Si no han probado el 69, este es su momento; es una de las experiencias más placenteras y silenciosas del sexo. Pueden intentarlo en la cama o en el suelo, ¡sea como sea, inténtenlo! Es el placer sexual en su máxima expresión”, dicen los expertos.

5- En el suelo: Es otra de las opciones que se presentan, si quieren evitar cualquier ruido de la cama, muy incómodo en muchas ocasiones, además de constituir una prueba irrefutable de que “algo ocurre” en tu dormitorio. Si no quieren sorpresas, ¡al suelo! Traten de hacerlo, eso sí, con una alfombra que pueda ayudarlos a evitar cualquier tipo de rozadura.

Ya viste, que hay soluciones para todo, se trata de tener imaginación y jugar en pareja. Es una magnífica forma de mantener la “chispa” encendida, en especial en verano.