Más contentos que el Kiko y su pelota cuadrada están en Antofagasta con el anuncio que entrego el seremi local de Obras Publicas, César Benítez, en cuanto a que declaró de “interés público” por parte del Consejo de Concesiones la “Concesión Ruta 5 Tramo Antofagasta-Iquique”. Esto quiere decir que los grupos económicos se soban la manos con un nuevo negocio, mientras que los sufridos conductores tendrán que meterse la mano al bolsillo más veces para pagar peajes.

Bueno, como dicen por ahí “estamos en Chile”, la información agrega que “lo importante es que el próximo gobierno va a estar en condiciones de tomar la decisión de que las conexiones de la región de Antofagasta, hacia el norte y el sur, sean del estándar concesionario, con doble calzada, permitiendo tránsito expedito, sobre todo en esta región minera e industrial, otorgando mayor seguridad a la gente que es lo principal”.

La nueva ruta concesionada y con doble vía partiría desde el cruce con la Ruta 25 (A Calama) hasta la región de Tarapacá, y según los estudio tendría un costo para los privados que ganen el concurso de 470 millones de dólares,, que considera una extensión de 370 kilómetros con el estándar utilizado en todas las carreteras del país.