Jorge Neira Hernández
Corporación Cultural de Iquique

En la vespertina del sábado 21 de diciembre de 1889, la sociedad iquiqueña se agolpaba en el Teatro Municipal de Iquique con motivo de su inauguración. Los relucientes uniformes de los integrantes de las diferentes compañías del Cuerpo de Bomberos de la ciudad adornaban la gala inaugural, la que se inició con la entonación de nuestro Himno Nacional seguida de la presentación de la ópera “El Trovador” de Giuseppe Verdi. En aquellos años, la ciudad tenía una población un poco superior a los 25 mil habitantes.

Casi 128 años después, el pasado 28 de mayo, el Director de Arquitectura del M.O.P. de Tarapacá nos informó que en próximos días se iniciarán las obras de restauración del Teatro. En una primera fase, las obras contemplan un inventario y catastro de los bienes muebles del recinto y una fumigación de xilófagos (polillas), con el objeto de prepararlo para la siguiente etapa, que se ha denominado restauración arquitectónica integral. Para que esto ocurra se debe efectuar el correspondiente llamado a Licitación Pública y su posterior contratación de obras, las que según lo informado por el propio Director de Arquitectura debieran concluir el primer semestre de 2019.

Conocidos los anuncios, los montos presupuestados y el estado actual del Teatro, tengo algunas dudas respecto del cumplimiento de los plazos programados y la calidad de la restauración, considerando que esta nos debe reponer la joya arquitectónica como la que fue concebida: un Teatro de Ópera, para espectáculos acordes a sus características y ficha técnica. Obviamente, se deben incorporar mejoras para cumplir lo dispuesto en la Ley de Inclusión y dotarlo de instalaciones sanitarias y eléctricas modernas y seguras, como así también de sistemas preventivos contra incendios y emergencias.

Aún con toda su belleza y espacio, el Teatro, una vez restaurado, no podrá satisfacer la demanda y necesidades de todas las disciplinas y cultores de variadas Artes y Culturas, considerando que todas gozan de diversos estilos y maneras de comunicar. Para esto, nuestras autoridades y gestores deben desde ya proyectar un Centro Cultural que tanta falta hace y se merece una ciudad como Iquique, que ya cuenta con harto más de 25 mil habitantes.

Iquique quiere su teatro