La Roja es finalista y dejó calata al Portugal de Cristiano Ronaldo tras un 0-0 que concluyó con una serie de penales que el portero Claudio Bravo atajó como lo designa el Pulento.

El Seleccionado de Pizzi tuvo la primera chance clara en los pies de “Edu” Vargas, que picó libre tras recibir del tocopillano Alexis Sánchez y se encontró con un enorme Rui Patrício. En tanto, Portugal vivió una primera etapa donde intentó predominar mediante la posición de la pelotita y la presencia de Cristiano Ronaldo, siempre preocupando a “La Roja”. La más clara la tuvo André Silva, pero Claudio Bravo se lució.

Chile se fue asentando en la cancha y liberó algunos valores del mediocampo para hacer daño. Fue el caso de Charles Aránguiz, que en dos ocasiones inquietó pero no encontró arco con sus intentos contiguos al área.

SEGUNDO

En el tiempo suplementario apareció Alexis Sánchez. Y lo hizo con su socio Mauricio Isla: el tocopillano inició una jugada en el medio, se sacó de encima a sus dos marcadores, el Huaso conectó por fuera, la devolvió al área y la cabeza del de Arsenal pasó a milímetros del palo.

También erró el juez iraní Faghani al no indicar penal ni pedir recomendación al VAR tras el claro foul de Bruno Alves sobre Francisco Silva. Antes del pitazo que decretó los penales, el Gato asistió a Arturo Vidal y el Rey le dio al palo. En el rebote, Rodríguez estrelló su disparo en el horizontal. Mereció más Chile.

PENALES

En la serie final, Vidal le dio potente y apuntó al marco. Tras el atajadón de Bravo a Ricardo Quaresma, Charles Aránguiz tampoco falló con su iluminada derecha y el meta de Manchester City imitó su acción anterior y dejó sin festejo a Joao Moutinho.

Alexis no se complicó, la cruzó y puso el 3-0 que sería definitivo, porque otra vez al portero Bravo le adivinó a Nani y confirmó la tercera final en tres años para La Roja.

Internet/La Tele de la sala de redacción