Para profesionales y aficionados, la región de Tarapacá emerge como un punto de encuentro con el deporte aventura. No sólo el clima permite practicar disciplinas como el surf, sandboard, parapente, cicloturismo y trekking, durante todo el año. A su vez, la geografía de la primera región sorprende con la expresión única de su naturaleza. Es por ello que el Servicio Nacional de Turismo de Tarapacá viene trabajando desde el año 2016 junto a la primera Asociación de Turismo Aventura de Tarapacá (A.T.A.TA), que hoy congrega a las cinco disciplinas más representativas de la región.

En ese sentido, lograr el posicionamiento del turismo aventura en la primera región a partir de mejorar y elevar los estándares de seguridad y gestión de riesgos, ha sido el desafío por el que hoy se trabaja en Tarapacá. Descensos por la gran duna del Cerro Dragón complementan un circuito de sandboard que también se desarrolla a 20 minutos de Alto Hospicio, en dunas vírgenes y que hoy se buscan proteger. “Estamos trabajando en coordinación con la asociación para respetar las dunas y establecer zonas únicas para ascender y descender”, indicó Carolina Quinteros, directora regional de Sernatur.

Cabe destacar que Tarapacá también cuenta con alternativas de trekking por zonas precordilleranas como la zona de Bagaza en la comuna de Mamiña, donde una ruta de trekking de cinco horas permite conocer bosques de cactus candelabro, vertientes de agua dulce y también pozones de agua que configuran piscinas naturales en medio del desierto. Asimismo, para los amantes de las caminatas la oferta de trekking también permite recorrer cerca de la ciudad la cima de la cordillera de la costa, acercando a los deportistas hacia la historia ferroviaria de Iquique. “Está la posibilidad de caminar por senderos desde el sector del marinero desconocido, pasando por túneles en desuso y las diferentes cumbres de la cordillera de la costa, desde donde es posible fotografiar el desierto y el mar”, explicó Quinteros.
Para los amantes del vuelo en parapente, las ciudades de Iquique y Alto Hospicio, conocidas por contar con los mejores cielos de Sudamérica, se conectan para ofrecer un despegue desde 530 metros de altura. También en el sector de Palo Buque, las condiciones naturales permiten practicar despegues desde 80 metros, alcanzando los mil metros sobre el nivel del mar y siendo una alternativa real para quienes quieren aprender y disfrutar de la panorámica y la vegetación que se nutre por la camanchaca.

SURF

El ciclismo urbano y el surf en playa Cavancha, asoman como alternativas deportivas en medio de la ciudad. Paseos en dos ruedas se pueden realizar de manera libre y con asistencia en ruta. “Se pueden realizar paseos en bicicleta y city bike tour, acompañados de un guía local y para el turista queda a disposición bicicleta, casco, guantes, camelbad y todo lo necesario para disfrutar de la costanera, museos y lugares patrimoniales de Iquique”, explicó Claudio Tobar, presidente de A.TA.TA.

Las clases de surf en playa Cavancha abren la posibilidad aprender y de correr olas a personas de distintas edades. Asimismo, la costa de Iquique cuenta con olas reconocidas mundialmente por profesionales de la disciplina. “Iquique hoy pone a disposición de los turistas un paquete integral de deportes aventura, por lo que es posible la práctica de cada una de las disciplinas, guiadas por profesores y asistidas por profesionales”, finalizó Carolina Quinteros, directora regional de Sernatur Tarapacá.

 

Comunicado