Una mañana de junio de 2005, los guardias del Museo Nacional de Bellas Artes notaron que una millonaria escultura de Auguste Rodin había sido robada. 24 horas después, un tímido estudiante de arte regresa la pieza argumentando que la había robado como parte de un proyecto artístico en que quería comprobar que “una obra de arte estaba más presente no estando”.

Doce años más tarde, el cineasta Cristóbal Valenzuela indaga en el famoso robo entrevistando a artistas, abogados, teóricos y al propio protagonista del hurto. Robar a Rodin, producido por la destacada documentalista María Paz González y recientemente premiado como Mejor Documental Latinoamericano en FICViña, funciona como “un relato detectivesco que nos permite ironizar sobre el estado del arte contemporáneo y las contradicciones del quehacer artístico”.

Se estrena el 10 de noviembre en Iquique como parte del programa Miradoc, y recorre un circuito que abarca exhibiciones en salas de Arica a Punta Arenas, y que incluye en Santiago los principales cines del país.

“Fue un rodaje complejo”

Cristóbal Valenzuela conocía al artífice del robo, Luis Onfray, cuando éste cometió el hecho. “Yo estudiaba cine en ARCIS y él estudiaba arte en la misma universidad”, recuerda el realizador. “No nos conocíamos, pero viví todo el tema muy de cerca. En ARCIS era usual ver alumnos implicados en acciones subversivas, sin embargo, el caso del robo de la escultura de Rodin era distinto. Por primera vez estábamos frente a un estudiante que justificaba su acción delictual con argumentos estéticos”.

Iquique

Centro Cultural Doña Vicenta | Esmeralda 743 (entre Vivar y Barros Arana)
10, 17 y 24 de noviembre | 19:30 horas | Valor $1.000, estudiantes y 3° Y 4° edad $500

 

[youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=ka_AuG0quYU” width=”560″ height=”315″]