Por PERICOTE

A una semana de las elecciones y para saber elegir bien a nuestros candidatos, es bueno la lectura y consejos para los buenos pal copete, cómo yo. Leyendo la página de los curaos de Rayuela Corta, encontré unos consejo que nos pueden servir para cuando andemos con poca plata y queramos ingresara a un pubs u otro local con baile, como esos que están en la zona de Playa Brava.
Claro que estos consejos no le van a servir a alguien que vaya con su pareja, y se ande haciendo el lindo. Ahí tendrá que conseguirse platita y pagar los copetes y antojos de la invitada. Pero uno que siempre anda con su loquita proleta, la hace sencillita.

***

La técnica del paquetón: Esta es una de las más infalibles porque se utilizará una parte del cuerpo que el guardia no tiene acceso (a menos que sea un guardia bien maraco y degenerao): el paquete. Para realizar la técnica del paquetón debes tener al alcance una petaca, un pantalón holgado (ojalá buzo), unos boxers ajustados y una cara de paquetón (para no despertar sospechas). La operación es sencilla, sólo debes rellenar la petaca (con una hueá fuerte, pa aprovechar el poco espacio), meterla en los pantalones y pasar. El guardia nicagando te va a tocar el paquete, aunque si lo hace, capaz que él te invite los tragos toda la noche. Se recomienda meter la petaca justo antes de entrar (sin que te vean, obvio), porque la mini botella tendrá un contacto directo con tu zona genital y puede ser que tus amigos no quieran agarrar la botella (el paquete no sé).

La técnica de la cartera desagradable: Por razones obvias, esta técnica es para las rayueleras. A menos que un rayuelero sea un poco tirao pal travestismo (cosa que nosotros no juzgamos). La mujer debe llevar una cartera llena de cosas desagradables en la parte más visible. Estas cosas pueden variar y la idea es echar a correr la imaginación, pero, por ejemplo, un rollo de confort mojado, una toalla higiénica usada, un condón usado y un calzón con chantá de camión pueden ser bastante efectivos. Ahora, claramente, esos artefactos pueden ser falseados ¡Tampoco hay que ser tan cochinas! La operación se desarrolla de la siguiente forma: tomas dos petacas y las enrollas en una bufanda negra. Luego, pones todas esas cosas desagradables arriba. El guardia te palpará y no sentirá nada sospechoso gracias a la amortiguación de la bufanda. Sin embargo, y aquí entra en juego la sarta de cochinás, el hombre puede hacer que abras el bolso y pegar una sapiá. Cuando esto suceda, tu pones cara de avergonzada por dejar en evidencia tus más sucios utensilios. Al guardia le dará asco, te mirará con un poco de repudio, pero podrás pasar y beber mucho más barato que las demás minas que tienen sus carteras limpias. Misión cumplida.

La técnica “Misión Imposible”: Para esta técnica se necesita un grupo de amigos, pues tal como en la película Misión Imposible, pasar el copete será muy complejo y arriesgado (aunque más entretenido que la cresta). Aquí necesitamos una cuerda, un copete en caja (pa que no suene fuerte si algo sale mal y se cae) y una persona que sepa hacer nudos. Misión Imposible sólo se puede realizar en locales de dos pisos. Para llevar la técnica a cabo, un grupo de valientes hombres deben entrar al local y ubicarse al lado de la ventana que da hacia la calle. Mientras esto pasa, simultáneamente otro pequeño grupo (ojalá dos personas nomás para no despertar sospechas) se ubica afuera, justo debajo de los amigos que ya entraron. Una vez enviada la señal desde abajo, ojalá vía teléfono pa pasar piola, desde arriba se tirará la cuerda que será utilizada para amarrar la caja de vino. Desde arriba deben tirar con mucha astucia. Una vez que la caja haya llegado a su destino, los “amarradores” que estaban abajo entran como si nada. La cara de contentos no se las quitará nadie.