(Foto de Alan Vogt)

A vista y paciencia de cientos de turistas que disfrutaban del verano, sucedió este hecho muy desagradable para los bañistas.
Una empresa que realiza trabajos de construcción de baños se mandó el manso condoro: derramó un químico que fue a parar a las turquezas aguas que bañan la costa de Cavancha. Ni los surfistas ni los que en ese momento hacían playitas podían creer lo sucedido. Fue por esto que comenzaron los llamados de urgencia, con batiseñal incluida, para quienes son los encargados de ver estos casos: el Departamento de Medio Ambiente de la muni. Y fueron ellos los que al consultar a los trabajadores de la empresa se enteraron que se trataba de agua con estabilizado. Tuvieron que detener de inmediato el bombeo del líquido rojizo y los inspectores municipales avisaron que ante lo ocurrido se pueden venir las penas del infierno por la cochiná que provocaron ante la mirada de los turistas que nos visitan en estas fechas.