Luego de oficiar la misa en la playa Lobato, Iquique, el papa Francisco se dirigió junto a su comitiva a un almuerzo programado en el Santuario Nuestra Señora de Lourdes, de los Padres Oblatos, ubicado en la península Cavancha.

En el trayecto, a bordo del papamóvil, Francisco advirtió el accidente que sufrió una carabinera montada, que cayó de su caballo tras su paso por la Avenida Arturo Prat.

Ante el hecho, el papa Francisco detuvo la caravana, bajó del vehículo sobre el cual saluda a sus fieles para ayudar a la policía que se encontraba tendida en el piso. Tras él, acudieron también al auxilio dos ambulancias y personal de seguridad.

La carabinera fue identificada como Ana Aguilera Cáceres, que cumplía funciones durante la visita a Iquique del Papa. La uniformada es de dotación de la Subcomisaría Chinchorro, de la ciudad de Arica.

VISITA

El general director de Carabineros, Bruno Villalobos, acudió al Hospital Regional de Iquique para visitar a la carabinera, donde comentó a la salida del recinto asistencial que se encontraba con lesiones leves y que le habían avisado a la familia de la funcionaria que vive en Osorno.

“Esta de buen animo, consciente y contenta con la función que cumplía como carabinera, lo que más tranquilo me deja a mi”, manifestó el máximo jefe de la policía uniformada.

Consultado el general Villalobos, si la carabinera había hecho algún comentario sobre lo que el Papa le habría dicho indicó: “Lo del Papa dejemos a su intimidad, lo del caballo se había encabritado producto de los aplausos y los gritos de la gente, lo que originó la caída de ella, pero vuelvo a repetir, ella está muy bien y está tranquila con la función que cumplió”.