La PDI decidió iniciar una investigación administrativa interna y “alejar de sus funciones” a los 2 chacoteros funcionarios quienes, luego de la detención de José Navarro -el único imputado por el presunto secuestro de Emmelyn en Licantén-, se habrían tomado una selfie que luego circuló por redes sociales.

Esto habría ocurrido cuando le transportaban a un cuartel de la institución, tras su arresto.

De acuerdo a un comunicado, desde la PDI lamentaron lo sucedido, “puesto que no se condice con las políticas institucionales de ética, probidad y respeto a los derechos humanos”.

Además, enfatizaron en que este acto “empaña el éxito de una investigación policial que mantuvo preocupado a todo el país y que significó esfuerzos humanos y materiales de la institución”.