En diecisiete días más, la Nueva Mayoría dejara el Gobierno Regional para entregar las oficinas a las nuevas autoridades que nomine el presidente electo “Tatán” Piñera. Y es hora de sacar los trapitos al sol, de una coalición que nunca fue mayoría en la región de Tarapacá, ya que la división comenzó desde le primer día de gobierno de Bachelet.

El bloque de centro izquierda durante cuatro años camino por caminos paralelos, uno el rossismo dueño de los cargos, desde la intendencia y seremias, mientras que por otro lado el sorismo, con sus centinelas, como el diputado comunista Hugo Gutiérrez, quien se puso el ventilador y le dio como bombo en La Tirana al Gobierno regional, que durante este periodos tuvo dos mandamases, almos ligados al senador Fulvio Rossi

Gutiérrez, quien calificó como “una mierda” el trato del Ejecutivo cuando ha estado presente en la región de Tarapacá, en el distrito que representa, según el parlamentario, las autoridades no le habrían permitido entrar siquiera a la Intendencia Regional, según consigna Bío Bío.

Para Gutiérrez un trato diferente de parte del Gobierno Regional tuvo senador Fulvio Rossi. Pero el parlamentario iquiqueño señala ademas la Fiscalía de Tarapacá está en deuda y debe ser más clara y categórica sobre el presunto atentado que acusó recibir el senador Fulvio Rossi pocos días antes de las elecciones de noviembre pasado.

¿Qué dijo el otro?