¿Cuántas veces en pleno resfrío no surgió la gran idea de tomarse una Pilsen para mejorar? Curiosamente, este “proceso” popular ahora goza de respaldo científico gracias a Trevor Thompson, quien en su estudio Analgesic Effects of Alcohol: A Systematic Review and Meta-Analysis of Controlled Experimental Studies in Healthy Participants, estableció a la cerveza como uno de los principales remedios sobre la faz de la Tierra.

Así no más, el estudio estableció tres grandes propiedades de la cerveza, tales como:

Efectos analgésicos más fuertes que el mismo paracetamol.
Los males y dolores en el cuerpo se reducen cuando se consume moderadamente.
Puede calmar el dolor cuando la concentración de alcohol aumenta a un 0.08% en la sangre.
Ojo con la dosis

A pesar de que ese ligero dolor corporal nos incite a una tarde de degustación de rubias y morenas en el Colo Colo, Bar Democrático, Curupucho o El Genovés, la investigación indica que con dos botellas pequeñas la dosis es suficiente para quedar tiki taka.

Rayuela Corta