La retroexcavadora de la derecha se comienza a instalar con esta contrarreforma.
Todo lo que costó para establecer un derecho básico en el país se echó por la borda en un día.

El Tribunal Constitucional, liderado por jueces de ideología derechista, por 6 votos contra 4 dejó sin efecto el artículo 63 de la Ley de Educación Superior y estableció que es inconstitucional prohibir que las universidades e institutos profesionales puedan tener como sostenedores a personas o instituciones con fines de lucro.

El proyecto del fin del lucro en la educación tuvo un largo paso por la Cámara de Diputados y en el Senado, logrando un acuerdo transversal, que se acabó con el pronunciamiento del tribunal después de la presentación en enero de este año (después del triunfo de bracitos cortos) por parte de la Corporación de Universidades Privadas.

Ante esto en la tarde de ayer estudiantes y profesores se pronunciaron en contra de la medida y definieron el mes de abril como el mes del inicio de las protestas en contra de la medida.