Hay algunas áreas intactas que merecen ser más apreciadas, ya que pueden proporcionar sensaciones en todo el cuerpo y estimular la excitación de formas bastante impresionantes. La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para probar algo nuevo con una pareja y prestar atención a las zonas erógenas que casi todos omitimos.

1. Pies y tobillos

“A menudo hablamos en psicología somática sobre el procesamiento de abajo hacia arriba, que consiste en sintonizar el cuerpo antes de centrarte en los pensamientos que suceden en tu mente. Los pies son absolutamente el mejor lugar para que comience la presencia corporal y la conciencia”, explica Holly Richmond, doctora, psicóloga somática, terapeuta matrimonial y terapeuta familiar.

Además, si te enfocas más en el placer, en lugar de saltar directamente a los genitales, puedes expresarte más sexualmente con un compañero. Por supuesto, todo el mundo sabe sobre los fetiches del pie, pero este es un área del cuerpo que a menudo se pasa por alto en las relaciones sexuales típicas.

2. Interior del muslo

“Una vez más, la parte interior de los muslos es un área que generalmente se salta porque está muy cerca de los genitales. Hay un montón de terminaciones nerviosas en la parte interna de los muslos que rara vez se tocan en el día a día, como la parte frontal o posterior de nuestras piernas”, dice Richmond.

Puedes tocar el interior de tu muslo sola o con tu pareja en los juegos previos. “Con frecuencia recomiendo a mis clientes solitarios que se acaricien la cara interna de los muslos para calentarse, es casi imposible no excitarte. Pedirle a un compañero que haga esto por ti es, por supuesto, una gran estrategia de excitación”.

3. Abdomen

Procede con precaución si sabes que te causa cosquillas. “El abdomen puede ser complicado porque algunas personas son tan sensibles que cualquier toque ligero en el estómago se siente como cosquillas, lo que es más incómodo que placentero”, dice Richmond. “Si tienes cosquillas, es casi imposible traducir ese sentimiento en erótico, pero si puedes tolerarlo, hacer círculos en forma de ocho en tu pareja puede ser un gran cambio”, dice la experta.

4. Parte inferior de la espalda

Puedes quejarte de dolor lumbar después de estar sentada todo el día, pero en la cama, la parte baja de la espalda puede hacer que las relaciones sexuales sean mucho mejores. “La espalda de una mujer es una zona erógena súper cálida y subestimada. No puedo decirte cuántas clientas han dicho: ‘Me encanta cuando me pone la mano en la espalda baja. Me prende”, dice Richmond.

5. La cara

“Con frecuencia se ve a los actores en las películas tocar la cara de su pareja. Es una invitación a la intimidad y un guiño a la atracción, pero rara vez escucho a mis clientes hablar de ello en la vida real. Tal vez más que cualquiera de las otras áreas mencionadas”, comenta Richmond.

“No solo es maravilloso que acaricien nuestra cara, sino que, por lo general, si alguien te acaricia la cara, te mira a los ojos. El contacto visual es la clave de la empatía y la empatía puede ser increíblemente poderosa para ayudar a las parejas a sentirse conectadas”.

Fuente: informe 21