Casi sin llegar y de nuevo con 10 hombres todo un tiempo, Iquique sigue hundiéndose.

En un partido para el bostezo, Deportes Iquique volvió a defraudar y continúa sin ganar en calidad de local. Además, los Dragones Celestes volvieron a cometer los mismos errores que lo han convertido en un equipo predecible para sus rivales.

Casi terminando el primer tiempo, Hernán Lopes, quien ya tenía tarjeta amarilla, le metió un codazo a Sebastián Jaime y dejó al equipo con 10. La canción se volvía a repetir. Y peor aún, de aquella falta de Lopes vino el tiro libre que conectó Ramiro González en área chica para marcar el 1 a 0, el único gol del juego.

Bustamante no trasciende, Miño se ve demasiado lento y Salinas se enredó buscando por el centro. Becerra estuvo movedizo pero impreciso. Y así ningún equipo puede ganar. Quizás el mejor fue Fernández, quien mejora semana a semana. La expulsión de Luis Pavez sólo colaboró para que la Unión se echara más atrás y de contra estuviese más cerca del segundo que Iquique del empate.