Las alumnas que encabezan la toma feminista que comenzó el viernes y que es de carácter indefinida, llegaron hasta el Centro Tecnológico Minero, para conversar con las autoridades de la Universidad Arturo Prat y abordar las denuncias de acoso sexual por parte de las universitarias a docentes, funcionarios y estudiantes de la Unap.

Sin embargo, las jóvenes al llegar al lugar, se enteraron de que el rector de la Universidad Arturo Prat, Gustavo Soto, no se encontraba por lo que decidieron no sostener la reunión.
En su lugar había una comisión negociador compuesta por varios integrantes de la vicerrectoría, para conversar con las jóvenes quienes se fueron del lugar.
Camila Daza, integrante de la Secretaría de la Mujer de la Unap, sostuvo que las estudiantes, pretendían hacer ver la situación el propio, rector y que ante su ausencia, no quisieron ser parte de la reunión.
Por su parte la vicerrectora, Ximena Ibarra, indicó que cuando se iba a revisar un petitorio enviado por las estudiantes en toma, en ningún momento se estableció que era necesaria la presencia del rector Gustavo Soto.