La idea no es jugar a vender la pomada de la moral y buenas costumbres, que tanto le gusta a algunas personas, pero en el caso del Cementerio 1 no es una novedad que el recinto es utilizados durante las noches, y ahora en horas del día, por personas que consumen pasta base, manteniendo relaciones sexuales a plena luz.

Dos mujeres y un hombre, entre 40 y 50 años, aseguraron que visitan habitualmente a sus familiares en el cementerio 1 y que ya están cansados de que ocurran estos hechos a los que deben enfrentarse cada cierto tiempo, ya que en ocasiones llevan menores que también han tenido que ver estos actos, según consiga en diario El Longino en su edición de hoy martes.
El grupo indicó que se trata de personas en situación de calle y consumidoras de pasta base, las que mantienen relaciones sexuales en el cementerio y que, incluso, tienen sus lugares favoritos.
Además, se quejaron de que los desconocidos se bañan en el lugar, viven en algunos sectores y roban objetos de varios nichos, situación que les molesta.
Por su parte, el administrador de los cementerios 1 y 3, Silvio Cruzat, sostuvo que no ha recibido quejas de este tipo. Sin embargo, llamó a que ante cualquier situación pueden visitarlo en su oficina ubicada a un costado del cementerio 3 y que durante estos días se abrirá un libro de quejas para las personas.