Como un coloso en llamas, el volcán de Fuego ha desatado su furia en Guatemala. La lava ha cubierto aldeas como El Rodeo. La cifra oficial de muertos es de al menos 38 muertos, pero hay un número indeterminado de desaparecidos.

Según la última actualización de la Protección Civil guatemalteca son ya 38 las víctimas mortales y dos millones las personas afectadas por la violenta erupción.


Las víctimas quedaron atrapadas en el interior de sus viviendas al ser alcanzadas por una mezcla de lava y lodo. El periódico guatemalteco Prensa Libre explica que al haber llovido mucho en la zona una corriente de lava se unió al lodo, lo que provocó que llegará con mayor velocidad a los núcleos de población impidiendo a los habitantes huir.