Por VIRAL ALZADA

Algunos flaites están anunciando terremoto en la Cormudesi, aludiendo a mi amado alcalde Mauricio Soria. Una como ama de casa empoderada, se enoja cuando el domingo en la tarde quiere relajarse antes de empezar la semana y se encuentra en el Face con un medio tan poco serio que las noticias de importancia pal glorioso, las pone en un plano de burla y chiste (yo jamás haría eso).

Mi querido Mauro saliste más vivo de lo que todos creen… Resulta que sacaste al secre de la Cormudesi y de paso con querella de por medio, eso sí que es estilo. Andan diciendo es era tu mano derecha y yo que pensaba que era “Ella”, la que robó tu corazón, tu mano derecha.

Maurito hace unas columnas atrás te hablé de tus asesores, que aprovechándose de tu confianza hacían malas prácticas en la Muni. Te imploré y te dije que los saques de una vez, aunque tengan apellidos chino y sean tus amigos. Pero analizando bien las cosas, tengo y lanzo mi siguiente hipótesis desde mi sillón.

Esos que te andan pelando que hay robos de 2.400 no sé cuantos millones (una cifra digna de computo de la Teletón) no saben leer, ja,ja,ja… por que resulta que esas plata que no se rindieron, son del año de pera y no se han dado cuenta que la querella lo que pide es ordenar la casa con las rediciones al día (por fin). Así mirar nuestro glorioso al futuro con las manos limpias

Los personajes que años atrás no rindieron por andar organizando festivales tendrán que arreglárselas para justiciar años de inoperancia.

Sobre el cuestionado secre Cormudesi, las malas lenguas del Iquique antiguo dicen que es abogado pero que pierde todos los juicios, así que están haciendo un llamado a una colecta para pagarle un defensor, ja, ja, ja… Los que quieran colaborar depositen en la misma cuenta de la Corporación. Sí, me comí un payaso hoy, pero quién dijo que los payasos no tienen opinión.

PD: Mauro querido aprovecha la virada y ordena la Muni también, mira que los chantas que heredó siguen ahí. Que no se enoje el de Cultura. eso sí que esta vez no hablo de él…