Un hito verdaderamente importante ha sido el verificado respecto de las dos entidades de cargadores que están operando en el recinto amurallado de zona franca, bajo el nuevo modelo de carga y descarga, servicio que es utilizado por los empresarios.

Se trata del primer pago masivo de las imposiciones, correspondiente al mes de mayo, de los trabajadores que integran las organizaciones Loader (ex sindicato Nº 1) y el sindicato Histórico de Cargadores Nº 2, los cuales en conjunto suman del orden de 370 personas. “Es algo que nos llena de orgullo porque se trata de apreciar cómo hemos ido creciendo en el transcurso de este tiempo y lo hemos hecho entendiendo que es lo mejor para nosotros y para nuestras familias. No ha sido fácil, pero estamos convencidos que es lo mejor y debemos seguir avanzando”, sostuvo Danilo Labra, administrador de Loader.

Para Mario Arancibia, tesorero de la agrupación Histórico Nº 2, “es un logro que tiene que ver con un cambio cultural muy grande y que ha costado mucho instalar entre quienes somos cargadores. Pero estamos seguros que es la forma mediante la cual formalizaremos esta actividad. Lo que queremos es tener derecho a lo que cualquier trabajador de este país posee, es decir contratos formales, previsión, vacaciones”.

Para la Administración de ZOFRI este logro guarda directa relación con la intención de contribuir a ordenar una actividad que es muy relevante para el sistema en su globalidad y que se pretende establecer de acuerdo con la normativa y legislación laboral vigentes.

Tanto Labra como Arancibia, además de Marcos Torres -vocero de Histórico Nº 2-, coinciden en la necesidad de que quienes conforman el grupo que resta por incorporarse a este modelo “lo hagan a la brevedad para así entregar la tranquilidad y validez a un proceso que viene desarrollándose desde diciembre de 2016, cuando se instauró una mesa de trabajo que ha ido consolidándose y alcanzando objetivos”.